«Los entrenadores le acosaban y le insultaban», dice un estudiante sobre el asesino

A. M. P.

Dimitris Pagourtzis era un adolescente «calmo pero solitario», según la descripción realizada por algunos de sus compañeros. Este joven de 17 años, alumno del Instituto Santa Fe de Texas, donde jugaba a fútbol americano, era «víctima de acoso», ha afirmado un estudiante que indicó que «sus entrenadores le acosaban y le insultaban».

Según las autoridades, el joven había publicado en Facebook una imagen de una camiseta con la leyenda «Nacido para matar». No obstante, no hubo verdaderas «señales de advertencia» que indicaran que pasaría a la acción, indicó el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott. Y aunque las anotaciones halladas en sus diarios sugerían que quería suicidarse tras cometer la masacre, se desconocen las causas por las que finalmente «se entregó», a la policía.

Horas después de que Pagourtzis abatiera a tiros a diez personas, en su mayoría compañeros de clase, e hiriera a otros diez, una velada en memoria de las víctimas congregó a alumnos, padres, y habitantes de esta localidad rural cercana a Houston.

Dimitris Pagourtzis

«Creo que esto va a conmocionar a la comunidad, y que será difícil volver a la normalidad», indicaba Bailee Sobnosky, una estudiante de 16 años que reconocía no sentirse segura. Cuando escuchó los disparos se encontraba en la parte trasera del colegio y gracias a la experiencia adquirida en un simulacro llevado a cabo tres meses antes, pudo refugiarse en una gasolinera. Aunque no conocía personalmente al agresor, sí se había cruzado con él. «Parecía buen chico, aunque con pocos amigos», indicó.

Ola de solidaridad

Los supervivientes del tiroteo ocurrido en febrero en la Secundaria de Parkland, en Florida, han expresado su solidaridad y se han comprometido a continuar ejerciendo presión a través de su campaña para obtener leyes más estrictas sobre el control de armas. «No se merecían esto», dijo en un tuit Emma Gonzalez, una de las impulsoras del movimiento anti armas. «Se merecían estar en paz toda su vida, no solamente una vez que una lápida lo diga sobre sus tumbas», criticó.

El presidente Donald Trump expresó su profunda tristeza, calificando el tiroteo como «absolutamente horrible» y ordenó que las banderas se pusieran a media asta en todos los edificios públicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos