Un enfermo mental atropella a posta a tres estudiantes chinos en Toulouse

F. ITURRIBARRIA

parís. El acto de un enfermo mental dio ayer un nuevo vuelco al corazón de una Francia que acaba de salir del estado de emergencia y se dispone a conmemorar el segundo aniversario de los atentados en la sala Bataclan y las terrazas de París. Un hombre de origen asiático aquejado de esquizofrenia aguda atropelló al volante de su coche a tres estudiantes chinos de una escuela superior de comercio a las afueras de Toulouse. Las autoridades descartan toda motivación terrorista pese a que el modo de actuar coincide con el empleado en recientes ataques yihadistas y a que se produjo en viernes, día sagrado del islam.

Poco antes de las cuatro de la tarde el conductor de un Renault Clio arremetió deliberadamente contra un grupo de alumnos chinos que cruzaba un paso de cebra hacia la parada del autobús. Hirió de gravedad a una chica de 23 años, que sufre traumatismo craneal, y causó lesiones menos graves en las piernas a otra joven de 23 y a un chico de 22.

El agresor se detuvo después, salió del coche y encendió un cigarrillo a la espera de la llegada de las fuerzas del orden. Les dijo a los policías que cometió el atropello obedeciendo a voces internas que le ordenaron causar daño.

Nacido en 1989, ha sido condenado una decena de veces por robos y delitos relacionados con las drogas. No está fichado por radicalización islamista. Hasta diciembre de 2016 había estado hospitalizado de oficio por trastornos psiquiátricos. En la actualidad se encontraba en libertad condicional con obligación de someterse a tratamiento. De la investigación abierta por tentativa de asesinatos no se ocupan los servicios antiterroristas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos