El Ejército sirio parte Guta en tres durante su ofensiva

Vecinos de Duma observan los destrozos en la ciudad. :: afp/
Vecinos de Duma observan los destrozos en la ciudad. :: afp

Las fuerzas de El-Asad consiguen aislar Duma, la ciudad más importante de la región y la única a la que ha llegado ayuda humanitaria

MIKEL AYESTARAN JERUSALÉN.

El Ejército sirio y sus fuerzas aliadas dieron un paso importante en la ofensiva militar para recuperar el control de Guta oriental. Después de tres semanas de operaciones, en las que más de mil personas han perdido la vida, según fuentes opositoras, las fuerzas leales al presidente, Bashar el-Asad, «aislaron Duma del resto de Guta Oriental, tras haber tomado el control de la carretera que la une a Harasta en el oeste y a la localidad de Misraba en el sur», informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Esto supone la división de la zona de Guta en tres partes, un movimiento que complica aun más la capacidad de respuesta de los grupos armados presentes en la zona.

Duma es la ciudad más importante de Guta y es el bastión del Ejército del Islam, grupo apadrinado por Arabia Saudí. A este lugar han llegado los dos únicos convoyes con comida que han conseguido meter hasta ahora en la zona Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Duma fue también el lugar del que salió el viernes el primer autobús con yihadistas del brazo sirio de Al-Qaida y sus familias, que partieron hacia la provincia de Idlib, situada en el norte del país y bajo control de Al-Qaida. Además de enfrentarse al régimen, los grupos armados también están enfrentados entre ellos y estos primeros combatientes que abandonaron Guta eran prisioneros del Ejército del Islam, la facción más poderosa en Guta.

La agencia oficial de noticias siria, SANA, informó de la apertura de un segundo corredor humanitario para la salida de civiles y la posible llegada de más ayuda, y denunció que las fuerzas opositoras mataron a una mujer y a tres niños que intentaban salir de las zonas cercadas. Los dos bandos se acusan mutuamente de violar el acuerdo de alto fuego acordado por la ONU.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que de las 1.002 víctimas civiles contabilizadas hasta el momento en la ofensiva contra Guta, al menos 215 son niños. El saldo superó el millar de muertos tras la muerte de ocho personas en Harasta y Arbin ayer. Además se recuperaron 17 cadáveres entre los escombros de edificios derribados por las bombas en Duma.

A las puertas de Afrín

Si en Guta es el régimen el que avanza, en el cantón kurdo de Afrín fueron el Ejército turco y su aliado, el Ejército Sirio Libre, los que anunciaron que lograron hacerse con el control de nueve localidades más y señalaron que ya estaban a las puertas de Afrín, ciudad principal del cantón homónimo.

El analista de la Fundación Jamestow, Nicholas Heras, señaló a través de las redes sociales que «todas las zonas que queden bajo control de Turquía y sus aliados sirios no volverán pronto a manos de El-Asad. La seguridad, el gobierno y la administración serán dirigidas desde Ankara, no desde Damasco. Esto supone redibujar Sykes-Picot», en alusión a las fronteras delimitadas por franceses e ingleses en 1916 y que han estado vigentes hasta ahora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos