El dimitido Hariri asegura que volverá «muy pronto» a Líbano

R. C.

El primer ministro libanés, Saad Hariri, aseguró ayer en su primera entrevista tras haber dimitido el pasado fin de semana, desde Arabia Saudí, que su decisión responde al interés del Líbano, donde prometió que regresará «muy pronto». Admitió que presentar su renuncia desde otro país «no es lo usual», pero se justificó afirmando que está «tomando medidas de seguridad», al tiempo que busca alertar a los libaneses de que «corren peligro».

Sobre las sospechas de que se encontraba en Arabia Saudí contra su voluntad, Hariri señaló que «estoy aquí en el reino libre y tengo la capacidad de abandonarlo en cualquier momento, pero no quiero que mi familia viva lo que yo viví cuando mi padre fue asesinado».

La polémica sobre la dimisión de Hariri ha trasladado a Líbano el foco de las tensiones en la región entre Arabia Saudí e Irán. El reino wahabí convocó ayer una reunión urgente de la Liga Árabe para tratar la «injerencia iraní». Se abordará el reciente lanzamiento de un misil por parte de rebeldes hutíes desde Yemen, que fue interceptado antes de llegar a Riad. Arabia Saudí acusó a Irán y Hezbolá, el partido-milicia chií libanés, de introducir de contrabando el proyectil en Yemen.

Fotos

Vídeos