Dimite el primer ministro de Rumanía tras perder el apoyo de su propio partido

R. C.

bucarest. El primer ministro de Rumanía, Mihai Tudose, dimitió ayer después de que su propio partido, el Socialdemócrata (PSD), le retirara su apoyo. Es el segundo jefe de Gobierno en renunciar en siete meses. Un miembro de la cúpula del PSD reveló a la agencia Reuters que una mayoría «abrumadora» había votado a favor del cese de Tudose en una reunión interna de urgencia, tras lo cual el primer ministro «ha dimitido».

«No quería romper el partido», confirmó Tudose posteriormente. «Ellos me nombraron y ellos me han quitado. Asumo la responsabilidad de mis actos y no me arrepiento de nada», dijo la prensa. Tudose ofrecerá formalmente su renuncia al presidente rumano, Klaus Iohannis, de centro derecha, a primera hora de hoy. Fuentes del PSD aseguraron que el veterano socialdemócrata Paul Stanescu le sucederá de forma interina durante 45 días.

Stanescu permanecerá en el cargo hasta que el PSD designe un candidato a primer ministro y éste reciba el apoyo tanto del Parlamento como de Iohannis. A raíz de las reiteradas crisis políticas en el seno de la mayoría, Iohannis expresó en octubre sus dudas sobre la «capacidad del PSD para gobernar», e insinuó que podría rechazar encargar a un nuevo miembro de este partido formar el gobierno.

Presión del líder Dragnea

La baja de Tudose es fruto de las tensiones con el presidente del PSD, Liviu Dragnea, que estallaron la semana pasada cuando el primer ministro pidió a su titular de Interior, Carmen Daniela Dan, que renunciara, acusándola públicamente de mentirle. Dan, una cercana aliada de Dragnea, se negó. Hace tres meses, Tudose ya había provocado el enfado de Dragnea al imponer por propia iniciativa una reorganización ministerial.

Dragnea ejerce un fuerte control sobre el partido y sobre el Gobierno pero no puede ser primer ministro debido a una condena por corrupción. El líder socialdemócrata ya forzó la salida de Sorin Grindeanu como jefe del Ejecutivo el pasado mes de junio. Para su gusto, se había vuelto «demasiado independiente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos