Decomisan en Italia 'droga del combatiente' destinada al EI en Libia

DARÍO MENOR CORRESPONSAL

roma. La 'droga del combatiente'. Así se conoce popularmente el fármaco Tramadol porque lo utilizan los yihadistas por sus propiedades analgésicas y excitantes, que logran que quien lo ingiera aguante durante horas sin comer ni descansar y vea alterada la sensación de miedo. Veinticuatro millones de pastillas de este opiáceo fueron incautadas el pasado jueves en el puerto de Gioia Tauro, situado en la región italiana de Calabria y enclave estratégico en el Mediterráneo central. El cargamento provenía de India y tenía como destino Libia, donde según los investigadores iba a ser utilizado por el Estado Islámico tanto para comerciar con él como para sus propios combatientes. Su valor en el mercado ronda los 50 millones de euros, ya que cada pastilla se vende a un precio de unos dos euros.

Que 24 millones de dosis de Tramadol hayan pasado por Gioia Tauro sólo puede significar una cosa para la Fiscalía italiana: la 'Ndrangheta' tiene algún tipo de contacto con los islamistas y ha metido mano en el negocio, pues la poderosa mafia calabresa cuenta con una fuerte presencia en este puerto. «Pese a que el puerto es cada vez menos 'seguro' para los clanes debido a la presión de los investigadores, hemos localizado a varias familias de la 'Ndrangheta que trafican con organizaciones de Oriente Medio», explica Gaetano Paci, fiscal adjunto de Reggio Calabria, quien asegura que la investigación sobre estas conexiones «está abierta» para tratar de componer las distintas piezas descubiertas hasta el momento.

Permiso de la 'Ndrangheta

«Por Gioia Tauro pasa de todo y, en el fondo, no podemos sorprendernos tanto al encontrar que se trafique también con estas sustancias», reconoce Paci, subrayando no obstante lo significativo que resulta que la 'Ndrangheta haya permitido el paso por el puerto de Gioia Tauro del Tramadol. No es la primera vez que se descubre un cargamento ilegal de este fármaco en Italia, pues hace unos meses se encontró otro importante alijo en Génova.

Este fármaco ha sido hallado de forma habitual en las zonas reconquistadas al Estado Islámico en Siria e Irak. También se localizaron restos del opiáceo en la sangre de los yihadistas que acabaron con la vida de 90 personas en la sala de Bataclan de París en noviembre 2015 y en la del terrorista que asesinó a 38 turistas en la localidad tunecina de Susa en junio de aquel mismo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos