«La Costa Brava ha sido casi ocupada por los capitales ilícitos de la mafia»

Francesco Lo Voi, en su despacho en Palermo, capital siciliana. :: Guglielmo Mangiapane/ reuters/
Francesco Lo Voi, en su despacho en Palermo, capital siciliana. :: Guglielmo Mangiapane/ reuters

Reconoce que para el final de Cosa Nostra «falta todavía un poco de tiempo» y pide implicar a la sociedad para disolver estas organizaciones Francesco Lo Voi Fiscal jefe de Palermo

DARÍO MENOR ROMA.

Cuatro escoltas esperan en la puerta del despacho de Francesco Lo Voi. Acabada la entrevista, acompañan al fiscal jefe de Palermo por los gigantescos pasillos del tribunal de la capital siciliana. Lo Voi va blindado incluso cuando solo tiene que moverse dentro del edificio. Antiguo compañero de mitos de la lucha antimafia como Giovanni Falcone, Paolo Borsellino o Rocco Chinnici, todos asesinados por Cosa Nostra, este palermitano de 60 años lidera desde finales de 2014 la Fiscalía encargada de la zona occidental de Sicilia.

La mafia es el principal campo de acción de Lo Voi. Antes de regresar a su tierra trabajó en la sede en La Haya de Eurojust, la institución de cooperación judicial en la UE que se ocupa del crimen organizado, donde trató de concienciar a sus colegas sobre el riesgo de infiltración mafiosa por el continente. «La Costa Brava ha sido casi ocupada por los capitales ilícitos. España constituía un territorio privilegiado para la mafia», advierte.

-¿Cuál es la situación de la mafia en Sicilia tras la muerte del histórico capo Salvatore 'Totò' Riina en noviembre?

LAS CLAVES«En este momento el poder de Cosa Nostra está difuminado. No hay un capo absoluto»

-Su muerte no ha incidido particularmente sobre la situación de Cosa Nostra. Sigue habiendo numerosos sujetos que forman parte de ella y otros que, aunque no forman parte formalmente, contribuyen a las exigencias de los mafiosos con sus actividades, sean estas empresariales, profesionales, como empleados de banca o funcionarios públicos.

-¿Quién manda hoy en Cosa Nostra?

- En este momento el poder está difuminado. No pensamos que haya un capo absoluto como en los tiempos de Riina. Hay diversos sujetos con capacidad para desarrollar funciones de coordinación. En cualquier caso, Cosa Nostra también en sus momentos de dificultad confía en sus reglas, que prevén la subdivisión territorial y la subdivisión jerárquica del poder. Dentro de esas reglas son capaces de encontrar soluciones para los momentos de dificultad.

Las extorsiones

-¿En qué sectores está más presente Cosa Nostra?

-Donde se pueda hacer dinero. Todas las actividades que produzcan dinero, también las más modernas, ven tentativas de infiltración por vía directa o a través de personas aparentemente limpias.

-¿Es para la justicia más difícil combatir a Cosa Nostra ahora que en su época más sanguinaria?

-La situación en Sicilia y en Palermo ha mejorado respecto a hace 20 o 30 años. Todos los grandes jefes excepto uno han sido arrestados y condenados a cadena perpetua. Sólo queda en busca y captura Matteo Messina Denaro. Ya no estamos en presencia de la mafia de las matanzas de los 90, pero sigue siendo una mafia que controla el territorio en muchas zonas de Sicilia. Así controla las actividades económicas e impone el pago de extorsiones, lo que llamamos el 'pizzo'. Y luego se ocupa sobre todo de reciclar el dinero que proviene de las actividades ilícitas con inversiones en Italia y en el extranjero. De forma contemporánea se ocupa del tráfico de estupefacientes.

-¿Cuál es la presencia de Cosa Nostra en España?

-Ha sido relevante en el pasado y probablemente lo sigue siendo. Numerosas reinversiones han sido efectuados en territorio español. No sólo por Cosa Nostra, sino también por pesos pesados de la Camorra napolitana. La Costa Brava ha sido casi ocupada por los capitales ilícitos. España constituía un territorio privilegiado por la posibilidad de encontrar refugio y realizar inversiones en zonas donde se advertía menos la presencia de la mafia.

Sin respuestas violentas

-En Sicilia se ha dado un fuerte movimiento social contra el 'pizzo'. ¿Qué ocurre cuando los empresarios y comerciantes se niegan a pagarlo?

-Por fortuna no se da la violencia de otras épocas. Los mafiosos han entendido que es tan fuerte la reacción del Estado si cometen algún acto violento por intentar cobrar el 'pizzo' que no les interesa hacerlo. Hay además otro aspecto que subrayar: la actividad contra la mafia y contra el 'pizzo' de parte de diversas asociaciones ha representado para los mafiosos una advertencia. No piden el 'pizzo' a quienes saben que forman parte de esas asociaciones porque serían denunciados. Estas asociaciones están teniendo un efecto importante que hay que ampliar.

-Decía Falcone que la mafia es un fenómeno humano y, como tal, tiene «un principio, una evolución y tendrá por tanto también un final». ¿Está cerca ese momento?

-Soy optimista por constitución y por costumbre, aunque a veces los hechos pueden llevar a no serlo. Se trata de un trabajo todavía largo y que debe implicar a lo mejor de la sociedad, en particular a los jóvenes y las escuelas, no sólo a las familias. Esa es una de las razones por las que muchos vamos a las escuelas a explicar que vale la pena mantenerse en el circuito de la legalidad y que la mafia es un mal, es sólo un sistema de poder parasitario. Para el final de Cosa Nostra hace falta todavía un poco de tiempo. Estaría contento si la generación de mis hijas pudiera ver su final.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos