La Constituyente 'de la paz' provoca más guerra en Venezuela

Maduro se jacta de la victoria en la elección de la Constituyente, que la oposición denuncia como un «fraude»

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Un exultante Nicolás Maduro celebró sonriente, y también avasallador, el respaldo de 8.089.320 votantes, un 41,53 % de los 19,6 millones de electores, a su Constituyente. Con el éxito en el bolsillo retó a la oposición a presentar candidatos en las elecciones regionales, amenazó con retirar la inmunidad de los diputados y dejó claro que va a por la fiscal general, Luisa Ortega, como un buldócer. Sus adversarios cifran en apenas 2,5 millones, un 12%, la participación e insisten en que el resultado es «fraude» y en que se ha instalado el «golpe de Estado» y la «dictadura».

Por eso mantienen la convocatoria a presionar en la calle al presidente. Ayer los escombros y basuras impedían el tránsito en las principales avenidas de los municipios Baruta, Sucre, Chacao y El Hatillo, del este de Caracas. Un nuevo, interminable y extremadamente peligroso circulo vicioso.

Las fuerzas del orden, quizá la clave en todo este meollo si deciden hacer caso de la exigencia de la oposición de no matar a más venezolanos, reprimen y disuelven los brotes de violencia con perdigones y gases lacrimógenos. Del otro lado tiran piedras, palos y también 'cócteles molotov'. Y los muertos van aumentando. La jornada electoral dejó muy lejos el promedio diario de un muerto para sumar 10 más a los 112 registrados en los cerca de cuatro meses de protestas. El antichavismo teme que la represión aumente.

El sucesor de Hugo Chávez está enrocado en su cargo y sus políticas. Se defiende atacando y denunciando la campaña internacional. Para nadie es un secreto que los venezolanos más conservadores no lo toleran. Tampoco toleraban a su mentor, pero de mejor o peor grado se rigieron por las reglas.

Al interpretar a su modo la Constitución de 1999, y no convocar un plebiscito sobre su continuidad en el cargo antes de llamar a la Constituyente, consiguió aglutinar a sus adversarios y ganarse otros de sus propias filas y considerados hasta hace poco figuras de peso del chavismo, como la fiscal Ortega.

La nueva 'heroína' de los antichavistas, que será la primera en ser fulminada, pues Maduro indicó que una de las primeras tareas de la Constituyente será «reorganizar el Ministerio Público», denunció ayer que con el nuevo órgano «estamos ante una ambición dictatorial». Añadió la fiscal que los asambleístas electos «no tienen legitimidad» y reiteró que no renunciará a su cargo.

Julio Borges, presidente del actual Parlamento, de mayoría opositora, descartó el dialogo y reiteró la convocatoria a continuar con la presión callejera hasta lograr «elecciones libres» y un «cambio de gobierno». El diputado explicó que sus colegas se instalaron en la sede del Legislativo en sesión permanente para intentar impedir que los nuevos asambleístas les quiten el espacio, como prometió el chavista Diosdado Cabello, antiguo presidente del Parlamento y hoy miembro electo de la Constituyente.

Borges reiteró que la votación fue un «fraude», que Maduro tiene «menos legitimidad, menos credibilidad, menos apoyo popular y menos capacidad de gobernar», y no tendrá otra opción que sostenerse con la «fuerza bruta».

El primer presidente obrero sigue adelante y con la actitud del vencedor retó a sus adversarios. «Yo le hago un reto a la MUD (la alianza opositora): abandonen el camino de la violencia, vuelvan a la política, acepten el reto y vamos a medirnos en las gobernaciones para ver quien puede más», dijo. Pero si se confirman las sanciones estadounidenses, europeas y quizá latinoamericanas, y con el petróleo todavía con precios mínimos, la situación en Venezuela, ya pésima por la escasez de productos básicos y los elevados precios podría tornarse numantina. «Con las sanciones los castigados somos todos los venezolanos», dice Vivian, una joven estudiante universitaria.

de los 19,6 millones de electores convocados a las urnas respaldaron el domingo la Asamblea Constituyente, según fuentes del Gobierno de Nicolás Maduro. En total, su propuesta contó con el apoyo de 8.089.320 votantes.

Más

Fotos

Vídeos