La Comisión pide a Polonia que cumpla las observaciones sobre su polémica reforma judicial

R. C. V ARSOVIA.

El vicepresidente de la Comisión Europea (CE), Frans Timmermans, pidió ayer al Parlamento y a las autoridades de Polonia que tengan en cuenta las observaciones hechas desde Bruselas sobre la controvertida reforma del sistema judicial que quieren impulsar. A su juicio, se trata de un paso necesario para anular la activación del artículo 7 del Tratado de la Unión, que podría privar a Varosvia de su derecho a voto en el club comunitario.

«Podemos ver que el Parlamento ya ha abordado algunas medidas sobre la reforma judicial que ahora estamos analizando cuidadosamente, aunque todavía no sabemos en qué quedarán», señaló ayer Timmermans en una rueda de prensa en Varsovia con el ministro polaco de Exteriores, Jacek Czaputowicz. «Daremos nuestra opinión sobre estos pasos cuando tengamos una imagen clara. Y espero que sea positiva», añadió.

El jefe de la diplomacia polaca, por su parte, aseguró que Varsovia «desea encontrar cuanto antes un compromiso que permita anular el mecanismo abierto por el artículo 7», activado el pasado diciembre por primera vez en la historia de la UE. Esa fue la reacción del club comunitario a la reforma del sistema judicial que, según Bruselas, supone un grave ataque al estado de derecho y a la separación de poderes.

El partido gobernante en Polonia, Ley y Justicia asegura que ya ha modificado algunos de los aspectos más controvertidos de la reforma. Pero insisten en que el sistema judicial requiere una profunda reforma, ya que es ineficaz y muchos de los jueces estuvieron con el poder comunista y forman hoy una «camarilla egocéntrica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos