Colombia vota en paz pero muy dividida

Iván Duque, que aspira a la presidencia con el respaldo de Álvaro Uribe, en un mitin. :: j. s. / reuters/
Iván Duque, que aspira a la presidencia con el respaldo de Álvaro Uribe, en un mitin. :: j. s. / reuters

Las preferencias en las presidenciales de hoy se reparten entre la derecha dura de Duque y el exguerrillero izquierdista Petro

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Más de 36 millones de colombianos eligen hoy al presidente y el vicepresidente del país para un periodo de cuatro años sin posibilidad de reelección. La jornada para decidir el sucesor de Juan Manuel Santos, artífice del Acuerdo de Paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), es histórica. Es la primera vez que Colombia vota después de la reconversión de las FARC en partido político, como parte de un proceso de paz aplaudido por la comunidad internacional pero que no goza de la misma popularidad interna. Por ello esta cita con las urnas podría considerarse un segundo 'referéndum' sobre el fin de la violencia después de la consulta del 2 de octubre de 2016 en la que se impuso el 'no' por un ajustado 50,21%.

La de hoy es también la jornada electoral más polarizada. La intención de voto se reparte entre quienes apoyan el regreso de la derecha dura del expresidente y senador Álvaro Uribe, de la mano de su aspirante Iván Duque, y quienes simpatizan con el exguerrillero Gustavo Petro, que en el último debate televisado denunció que se prepara un fraude en su contra y es el progresista que más cerca está de llegar a la presidencia.

Entre Duque (Centro Democrático) y Petro (Colombia Humana) aparecen en la papeleta seis candidatos más, aunque dos, Viviane Mora y Piedad Córdoba, ya se retiraron de la contienda. Destaca el centrista Sergio Fajardo (Coalición Colombia), que confía en dar una sorpresa y pasar a la segunda vuelta, prevista para el 17 de junio si como vaticinan las encuestas ningún candidato obtiene la mitad más uno de los sufragios. Otros aspirantes son el ex vicepresidente de Santos, Germán Vargas Lleras (Mejor Vargas Lleras) y Humberto de la Calle (Partido Liberal), que fue jefe negociador del diálogo de paz con las FARC en La Habana.

La influencia de Uribe

Un factor relevante en la contienda es que Uribe, sin ser candidato, mantiene una influencia extraordinaria y despierta amores y odios intensos. Se le ha vinculado con paramilitares en su empeño por destrozar a las FARC con su política «de seguridad democrática» que Santos ayudó a poner en práctica como ministro de Defensa. Se opuso con vehemencia al acuerdo de paz con la guerrilla firmado por quien parecía su fiel discípulo y comandó una dura campaña por el 'no'. Y ésa es la herencia que recibió Duque, que ha pasado de ser casi un desconocido a rondar el 40% de la intención de voto.

La seguridad en el país durante la jornada estará encomendada al despliegue de 155.000 uniformados. También por seguridad, las fronteras con países vecinos como Ecuador, Perú y Brasil permanecerán selladas hasta después del cierre de los colegios. En el caso de Venezuela, los siete pasos fronterizos cerraron ya el jueves y no reabrirán hasta la medianoche del lunes. La crisis del país que preside Nicolás Maduro sitúa a Colombia ante un desafío desconocido: la llegada masiva de venezolanos. Al menos 762.000 entraron en territorio colombiano los últimos dos años y más de medio millón de ellos pretenden quedarse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos