Científicos disidentes rusos confirman el programa 'Novichok' de armas químicas

Varios diplomáticos rusos y sus familiares abandonan ayer la Embajada rusa en Londres. ::  Andy Rain / afp/
Varios diplomáticos rusos y sus familiares abandonan ayer la Embajada rusa en Londres. :: Andy Rain / afp

El arsenal fue creado por el régimen comunista de los años ochenta y su existencia era conocida por organismos internacionales

R. M. MAÑUECO MOSCÚ.

Después de publicar ayer una entrevista con el científico ruso, Leonid Rink, que reconocía que existió un programa de armas químicas llamado 'Novichok' y que él era miembro del equipo, la agencia estatal RIA-Nóvosti retiró el texto y lo sustituyó por otro rectificado. En la nueva información ya no se habla de 'Novichok' como el nombre del agente tóxico que, según Londres, envenenó al exagente Serguéi Skripal y a su hija Julia.

En el despacho inicial, Rink declaraba que «'Novichok' no es una sustancia, sino todo un sistema de armas químicas» que empezaron a desarrollarse en la época soviética, afirmación que contradice la versión oficial del Kremlin, según la cual nunca existió un proyecto para crear ningún componente 'Novichok'.

Esa frase del científico desapareció en la nueva versión difundida, en la que se subraya que aquel programa soviético no se llamaba 'Novichok', ya que este nombre le fue dado en Occidente, sino «con una designación mediante cifras».

LA CLAVEFuentes oficiales aseguran que la producción cesó en los 90 y que se destruyó todo el material en 2017

Lo cierto es que el primero en revelar la existencia de 'Novichok' fue, en los 90, el químico ruso, Vil Mirzayánov, que reside en Estados Unidos y en Moscú es considerado un traidor. Dijo que lo crearon durante el régimen comunista en los 80. Rink, sin embargo, sostiene que Mirzayánov «nunca participó en la elaboración de agentes nerviosos».

Pero, en declaraciones al rotativo 'Nóvaya Gazeta', Mirzayánov asegura que reveló en 2007 la fórmula de 'Novichok' a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas «porque es un arma de exterminación masiva. No me hicieron caso y miren ahora las consecuencias».

La semana pasada, el senador y veterano de los servicios secretos Ígor Morózov admitió que existió un compuesto de nombre 'Novichok', pero «su producción fue suspendida y se destruyó todo lo almacenado». «Rusia acabó con su último kilogramo de armas químicas en septiembre de 2017, producción que cesó ya en los años 90», afirmaba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos