Un chivatazo ultra lleva al fiscal de París a investigar a Mélenchon

Jean-Luc Mélenchon. :: reuters

El soplo de una diputada del Frente Nacional implica al dirigente de Francia Insumisa en los supuestos empleos falsos de la Eurocámara

FERNANDO ITURRIBARRIA CORRESPONSAL PARÍS.

Los chivatazos ultras siguen causando estragos entre la clase política francesa. El Frente Nacional (FN) está dispuesto a morir matando en el caso de los supuestos empleos ficticios en el Parlamento europeo. La última víctima de sus soplos vengativos es el izquierdista radical Jean-Luc Mélenchon, presidente del grupo Francia Insumisa en la Cámara de diputados. La Fiscalía de París ha ampliado la investigación abierta en primavera por apropiación indebida a quien fue eurodiputado del Partido de Izquierda desde 2009 hasta su entrada el pasado junio en la Asamblea Nacional.

La iniciativa del fiscal François Molins obedece a una nueva denuncia de la diputada europea del FN Sophie Montel que el 27 de junio se chivó de que Mélenchon pagaba con fondos de Bruselas a cuatro ayudantes parlamentarios, uno de ellos ya fallecido, que en realidad trabajaban para su partido. Otra denuncia similar provocó el 22 de marzo la apertura de diligencias que afectan a una veintena de eurodiputados, entre ellos los exministros conservadores Brice Hortefeux y Michèle Alliot-Marie, el centrista Jean Arthuis, el socialista Edouard Martin y el ecologista Yannick Jadot.

«Continuamos nuestra lógica de ruptura con el doble rasero del que era víctima el FN», justificó Montel la delación contra un Mélenchon que «se presenta como un caballero limpio, siempre dispuesto a dar lecciones a los demás». El líder de los 'insumisos' aseveró que «ninguno de mis asistentes ha ejercido nunca ninguna responsabilidad política».

«Se presenta como un caballero limpio, siempre dispuesto a dar lecciones», critica la denunciante

La presidenta del FN, Marine Le Pen, fue imputada el 30 de junio en una de las vertientes del caso. Los jueces instructores le reprochan haber remunerado con dinero público de la Eurocámara a su secretaria particular y a su guardaespaldas personal.

El capítulo que afecta al centrista Movimiento Demócrata (MoDem) provocó la salida del Gobierno de François Bayrou (ministro de Justicia), Sylvie Goulard (Defensa) y Marielle de Sarnez (Asuntos Europeos). Fue la primera crisis gubernamental en el mandato del jefe del Estado, Emmanuel Macron.

asistentes parlamentarios que en realidad trabajaban para su partido habría pagado Mélenchon con fondos de Bruselas.

Fotos

Vídeos