Una cena con la compañía de las primeras damas

Las primeras damas, del Norte (izquierda) y del Sur. :: efe/
Las primeras damas, del Norte (izquierda) y del Sur. :: efe

Ri Sol-ju y la surcoreana Kim Jung-sook comparten la misma vocación, pues ambas fueron cantantes antes de casarse

Z. ALDAMA SHANGHÁI.

Ayer no solo se vivió un momento histórico cuando Kim Jong-un se convirtió en el primer dictador norcoreano que pisa suelo de Corea del Sur. También su mujer, Ri Sol-ju, proporcionó una imagen inédita al hacer lo propio como primera dama del régimen comunista. Eso sí, ella llegó a las 18.15 horas, cuando ya habían concluido las conversaciones y todo estaba listo para disfrutar del banquete de honor. Esa fue también la primera ocasión en la que las primeras damas de los dos países separados por el paralelo 38 se saludan. Ellas y sus esposos posaron juntos para proporcionar otra instantánea jamás vista.

Aparentemente Ri y su homóloga surcoreana, Kim Jung-sook, no pueden ser más diferentes. La mujer de Kim todavía no ha cumplido los 30, mientras que la de Moon supera ya la sesentena. La primera se ha criado en el país más hermético del mundo, mientras que la segunda vive en una democracia capitalista que ha protagonizado un milagro económico gracias a la globalización y en la que los militares estadounidenses campan a sus anchas.

No obstante, ambas mujeres fueron cantantes antes de casarse, una profesión que también comparten con la primera dama de China, Peng Liyuan. Claro que Ri participaba en la recatada banda pop Unhasu mientras que Kim cantaba en el coro de Seúl y es fan del 'Gangnam Style' de PSY. De ahí que algunos aventurasen la posibilidad de que ambas entonasen alguna canción durante el banquete, algo que no parece que llegase a suceder ayer.

Algo que también les une es haber abandonado sus carreras para dedicarse a la vida familiar. Mientras Ri tiene tres hijos con Kim, según las informaciones procedentes de Corea del Norte, la primera dama surcoreana es ama de casa y tuvo dos hijos con Moon.

Aunque la cumbre fue evidentemente masculina, quien no tuvo que cantar nada para llamar la atención fue la hermana de Kim Jong-un, Kim Yo-jong, que estuvo presente durante toda la jornada junto al dictador y a la que muchos consideran el poder en la sombra de Corea del Norte. No en vano, fue ella quien lideró la comitiva que se reunió con Moon durante los Juegos Olímpicos de Invierno que el Sur organizó en Pyeongchang. Pero, como sucede con Ri, apenas se sabe nada de su carácter y de su vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos