La candidata de Trump para dirigir la CIA renuncia por haber participado en torturas

A. G. WASHINGTON.

La candidata del presidente estadounidense, Donald Trump, para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, renunció a ocupar el cargo debido a su implicación en interrogatorios en los que se torturó a los detenidos, según informó 'The Washington Post' citando a altos cargos de la Administración. Tras ser convocada el viernes a la Casa Blanca para abordar su polémico historial, fue la propia Haspel la que finalmente decidió renunciar para evitar así el proceso de ratificación en el Comisión de Inteligencia del Senado, que podría ser perjudicial para la CIA

Al parecer, Haspel regresó de inmediato a Langley, Virginia, localidad a la que se dirigieron altos cargos de la Casa Blanca como el responsable de relaciones con el Legislativo, Marc Short, y la portavoz, Sarah Sanders, para intentar convencerla de que no renunciase al cargo. Tras varias horas de reuniones, regresaron sin lograrlo. El sábado por la tarde la Casa Blanca insistía todavía en que Haspel no se había retirado, pero todo apunta a que no será la sucesora de Mike Pompeo.

Además de la renuncia de su candidata para dirigir la CIA, el equipo de Trump también tuvo que gestionar este fin de semana otro de los múltiples frentes que el magnate tiene abiertos desde que es presidente: la trama rusa. Según defendió ayer su nuevo abogado, el mandatario no tendría que cumplir con una posible citación judicial para testificar sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016.

«No tenemos por qué. Él es el presidente de Estados Unidos. Tenemos el mismo privilegio que otros presidentes», recordó Rudy Giuliani. Desde hace meses se especula con la posibilidad de que el fiscal especial del caso, Robert Mueller, emita una citación judicial para que Trump testifique sobre la trama rusa ante las reticencias del multimillonario y de su equipo legal para hacerlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos