«Lo que es bueno para Cuba es bueno para España»

Juan José Buitrago, en el Palacio de Velasco. :: m. l. g.
/
Juan José Buitrago, en el Palacio de Velasco. :: m. l. g.

El diplomático burgalés defiende el acuerdo entre La Habana y la Unión Europea como una «gran oportunidad» Juan José Buitrago Embajador de España en Cuba

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

El embajador de España en Cuba se ha mimetizado pronto con el ambiente de la isla. En los siete meses que lleva en el cargo, Juan José Buitrago no solo ha asumido la 'guayabera' sino que ha sido el primer representante español en organizar un acto en honor de José Martí, el apóstol de Cuba.

-El 1 de noviembre entró en vigor provisionalmente el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entra la UE y Cuba. ¿Cuándo será definitivo?

-Ya es plenamente vigente y será definitivo en unos dos años, cuando lo ratifiquen todos los países. En España ya pasó por el Congreso y falta el Senado.

-El acuerdo abarca «todos» los sectores e interlocutores ¿Administración y sector privado?

-Tanto Cuba como la UE tienen acceso a todos los interlocutores. Este nuevo acuerdo supone la derogación de la posición común de 1996 y abre la vía a la colaboración entre iguales, por lo que el acceso a los diferentes actores se hace de una forma natural.

-¿Por qué el tema de los Derechos Humanos (DD HH) se negocia por separado?

-El acuerdo establece un diálogo estructurado sobre DD HH entre Cuba y la UE y ya se ha producido la primera sesión. La gran diferencia respecto a la situación anterior es que Bruselas considera que los DD HH tienen la suficiente entidad como para hablar de igual a igual y con un ánimo absolutamente constructivo, no politizando la cuestión. La mejor forma de avanzar es estos asuntos es con el diálogo y la colaboración, no con la imposición.

-¿Qué implica el acuerdo para España? ¿La entrada de otros países europeos perjudica o beneficia?

-Hemos impulsado el acuerdo desde su inicio, por lo que si beneficia a la UE también a nuestro país. España tiene interés en incrementar su presencia en los grandes ámbitos de colaboración económica como energías renovables, transporte, capacitación... Somos el principal socio comercial dentro de la UE y el tercero a nivel global, por lo que cualquier apertura nos va a venir bien. Lo que es bueno para Cuba es bueno para España.

-La mayoría de los cubanos no están al tanto del impacto directo que supone el acuerdo para ellos. ¿Cuáles podrían ser las medidas concretas? ¿Se podría eliminar la visa?

- Las cuestiones migratorias no dependen de la UE. Ahora bien, Cuba es el único país al que aún se le pide visa junto con Ecuador y Bolivia. La eliminación del visado no es algo que se vaya a suceder mañana, pero, y es una opinión muy personal, no sé por qué Cuba tiene que tener un visado para entrar en el espacio Schengen y Guatemala, México, Panamá o Colombia no. Por otra parte, el acuerdo no desarrolla músculo comercial, pero podría hacerlo y comtemplar la entrada en el mercado europeo con arancel cero de cultivos como el plátano orgánico o la palma. Son los cubanos los que tienen que decidir si les interesa o no

-Parece que el restablecimiento de relaciones entre Cuba y EE UU influyó para que la UE apresurará su acuerdo. ¿Cambia el escenario con la llegada de Trump al poder?

-La UE y EE UU están en desacuerdo en diferentes escenarios y uno es Cuba. No nos gusta el embargo, ni las medidas para restringir los viajes, ni señalar a determinadas empresas como socios con los que no se puede trabajar... No creo que la posición de Washington vaya a cambiar la política de Bruselas. Es más, muchos piensan que ese vacío lo puede ocupar Europa.

-¿Ha cambiado el objetivo de su misión diplomática con la llegada de Trump a la Casa Blanca?

-No, tenemos una política autónoma con respecto a Cuba, no depende de lo que piensen o hagan los norteamericanos. Nuestro objetivo es estar cada vez más cerca de Cuba y hacer más cosas juntos.

-En los siete meses que lleva en el cargo, ¿qué le llama más la atención de los cubanos?

-Que hablan todos a la vez, muy alto... Me recuerda mucho a las conversaciones en los bares de España. En general me parecen personas tremendamente amables y con grandes habilidades sociales. Uno viene estudiado, pero cuando está aquí aprende muchas cosas sobre la importancia de que España y Cuba refuercen sus lazos y se acerquen en muchísimos ámbitos. Somos dos piezas esenciales en la dinamización de la comunidad iberoamericana y debemos colaborar en esa dirección.

-Con el conocimiento que tiene ya de los cubanos, ¿qué consejo daría a los empresarios que quieran invertir en la isla?

-El empresario español tiene mucho recorrido en la isla. La prueba es que hay más de 400 empresas establecidas. Hay muchas posibilidades, pero hay que saber dónde se está, conocer bien las circunstancias y las limitaciones. Hay una obvia identidad cultural que nos facilita llegar y nos debe facilitar también comprender y, por tanto, ser cautos.

-¿Qué se sabe de la visita de los Reyes o de Mariano Rajoy a la isla?

-Esa visita está planteada y se hará en el momento en el que ambas partes se pongan de acuerdo.

- ¿El aplazamiento está relacionado con el cambio de Gobierno en Cuba -cuando Raúl Castro deje la presidencia en febrero o marzo- o se debe a otras razones?

-En España ha habido una situación política gravísima y las agendas exteriores se han resentido. Un viaje de tanta importancia como el cubano hay que prepararlo con cuidado y en estos momentos la maquinaria está mirando hacia otro sitio. No creo que influyan los cambios de principios de año en Cuba.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos