La buena marcha de la economía alimenta la euforia de Trump

El presidente se da un baño de masas en Virginia Occidental avalado por el crecimiento del empleo y la subida de la Bolsa

MERCEDES GALLEGO NUEVA YORK.

Dos realidades paralelas conviven en un EE UU más dividido que nunca. La trama rusa y el caos de la Casa Blanca alimentan el sueño del 'impeachment', mientras los seguidores de Donald Trump ven en la euforia de los mercados y el crecimiento del empleo la confirmación de que eligieron al líder correcto. Las noticias les avalan, a unos y a otros. Ayer el último informe del Departamento de Trabajo arrojó 209.000 nuevos empleos, cuando los analistas sólo esperaban 180.000. Como resultado el paro ha bajado una décima y se sitúa en un 4,3%, la cifra más baja de los últimos 16 años, desde que Bill Clinton dejó la Casa Blanca. La víspera, un informe de la Brookings Institution declaró el fin de la recesión al haberse alcanzado el mismo número total de empleo que en noviembre de 2007. El martes, el Dow Jones batía un nuevo récord al cruzar la barrera de los 22.000 puntos.

Su popularidad sigue cayendo en las encuestas con un nuevo récord a la baja, el 33% de aprobación según la publicada el jueves por la Universidad de Quinnipiac. Un 60% dice que no es honesto, que no comparte sus valores y que no tiene buenas dotes de liderazgo. A Trump eso no le importa. Son las mismas encuestas que predijeron la victoria de Hillary Clinton en noviembre.El jueves por Virginia Occidental, el Estado minero al que ha prometido darle la vuelta a las agujas del reloj y devolverle los empleos que se han llevado las energías limpias. Una elección segura para el baño de masas que buscaba.

Horas antes de que se abrieran las puertas en Huntington, donde el 30% de la población vive en la pobreza, cientos de personas hacían cola bajo la lluvia torrencial para participar en su mitin. Eso explica que el gobernador demócrata del Estado, Jim Justice, aprovechase el evento para anunciar que se pasa a la formación conservadora del presidente. Trump estaba tan entusiasmado con los datos económicos que los celebró por Twitter en cuanto los conoció. «¡Y no he hecho más que llegar!», celebraba.

Fotos

Vídeos