Bruselas no se arruga ante Trump

La Comisión responde a las críticas sobre política comercial advirtiendo de que está preparada para responder ante posibles medidas

A. LORENTE BRUSELAS.

Que iba a haber una pregunta en la conferencia de prensa que cada mediodía ofrece la Comisión a los corresponsales internacionales estaba fuera de toda discusión. De hecho, fue la primera y llevaba la firma de Bloomberg. La duda no era esta, sino cómo respondería el Ejecutivo comunitario a la enésima 'provocación-rabieta-ataque' de Donald Trump hacia la UE. Había dos opciones. O que tomara la palabra el portavoz jefe, Margaritis Schinas, dándole cierta solemnidad y gravedad a la respuesta, o que decidiese 'infravalorar' al locuaz presidente estadounidense pasando la pelota a un portavoz raso, en este caso el del Departamento de Comercio.

Al final, Schinas decidió tomar la palabra y lo hizo para plantar cara a Washington. La respuesta la llevaba escrita. «Para nosotros, la política comercial no es un juego de suma cero. No va sobre vencedores y perdedores. Aquí en la Unión Europea creemos que el comercio puede y debe ser algo donde todos ganan. También creemos que aunque el comercio tiene que ser abierto y justo, debe basarse en reglas. La UE está lista para reaccionar decidida y apropiadamente en caso de que nuestras exportaciones se vean afectadas por cualquier medida restrictiva al comercio por parte de EE UU».

¿Qué es lo que ha pasado ahora? Pues que Trump, en una entrevista concedida a una televisión británica durante su reciente visita al Foro de Davos, arremetió con dureza contra la política comercial comunitaria. «Tengo muchos problemas con la Unión Europea. Es una situación muy injusta porque podemos introducir nuestro producto en la UE. Es muy, muy duro. Y, aun así, ellos nos envían su producto a nosotros. Sin impuestos, con muy pocos impuestos. Es muy injusto. Y creo que esto se va a volver en su contra», advirtió en tono amenazante.Esta nueva refriega se produce tres días después de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, no ocultase su malestar por la política comunicativa que estaba llevando a cabo la Administración estadounidense de cara a propiciar un dólar barato frente al euro, que sigue demasiado fuerte pese a los intentos de Fráncfort por lograr precisamente lo contrario a través de su histórico programa de compras.

Draghi, pese a no ser su estilo, se mostró muy crítico. Sin embargo, cuando las aguas parecían haber vuelto a su cauce, Trump contraatacó con la política comercial. Si es que es ver un micrófono y...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos