Barnier y Davis se tantean en Bruselas

Un grupo de ciudadanos se manifiesta contra el Brexit en Londres. :: afp/
Un grupo de ciudadanos se manifiesta contra el Brexit en Londres. :: afp

El ministro británico del 'brexit' viaja por sorpresa a la capital comunitaria para intentar acercar posturas sobre el contencioso irlandés

ADOLFO LORENTE

bruselas. Que la ronda negociadora de la semana pasada no acabó nada bien para los intereses británicos lo evidencia el hecho de que ayer, por sorpresa, su ministro para el 'brexit', David Davis, se trasladó hasta la capital comunitaria para reunirse con su homólogo comunitario, Michel Barnier. Más allá de lo hablado, el encuentro tiene el rango de noticia por sí solo. Por eso se filtró. Porque el hecho de que Davis pise Bruselas un lunes cualquiera así como así es chocante, sobre todo cuando sus visitas se cuentan con los dedos de una mano en los últimos meses.

El 'brexit' volverá a copar la agenda política británica de esta semana para evidenciar, sobre todo, que el jaleo que Theresa May tiene montado en casa, en su propio Gobierno, es sideral con el propio Davis y el esperpéntico Boris Johnson, ministro de Exteriores, en papel protagonista. La UE es muy consciente de lo complejo del asunto, pero también exige medidas concretas y legalmente viables que deberían cerrarse en la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de finales de mes. Sin embargo, pensar esto a día de hoy es pura ilusión puesto que hay cuestiones, como el futuro irlandés, de difícil solución.

Podemos confirmar que el jefe negociador de la Comisión Europea, Michel Barnier, y el ministro para la salida de la Unión Europea, David Davis, se reunieron esta mañana aquí en Bruselas, donde trataron los últimos acontecimientos en las negociaciones del Artículo 50», afirmó el portavoz jefe del Ejecutivo de la Unión, Margaritis Schinas. En lo oficial, hasta aquí. Nada más que decir. Al parecer, estuvieron reunidos en torno a una hora y se buscaron vías de acercamiento de cara a la cumbre de final de mes, explicaron distintas fuentes comunitarias.

LA CLAVELondres quiere que todo el Reino Unido permanezca alineado con la unión aduanera hasta el 2021

El gran escollo es Irlanda. Londres sigue sin dar con la fórmula que evite la reinstauración de una frontera dura entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. Ambas partes están de acuerdo en que no la habrá. Así se acordó el pasado 8 de diciembre y así se ratificó en la cumbre de marzo. Para evitarla, el Gobiermo británico aceptó que Irlanda del Norte, hasta que no se alcanzase la fórmula mágica, seguiría teniendo 'sine die' «un alineamiento reglamentario con la UE», tanto con su unión aduanera y con su mercado único. Es lo que se denomina 'backstop, «un plan de contingencia», una suerte de red de seguridad. Es decir, que en la práctica seguiría siendo una región más dentro del paraguas comunitario.

Bruselas sigue esperando soluciones viables que continúan sin llegar desde el otro lado del Canal de la Mancha. La última se hizo la semana pasada y se basa, 'grosso modo' en que este alineamiento no sea sólo para Irlanda del Norte, sino para todo Reino Unido. Además, plantea que sólo afecte a la unión aduanera y sea hasta «el 31 de diciembre de 2021», un año después del 'brexit' real -la salida oficial es el 30 de marzo de 2019, pero habrá un periodo transitorio hasta el 31 de diciembre de 2020 si al final hay un acuerdo total-.

Como se esperaba, la respuesta de por parte de la UE fue «no». Otro no, y ya van unos cuantos. «Nuestro plan de contingencia para Irlanda no puede ser extendido a todo Reino Unido. ¿Por qué? Porque ha sido diseñado para la situación específica de Irlanda del Norte», zanjó Barnier.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos