La Rioja

La nueva policía ecológica de Pekín lleva a cabo su primera detención

  • Este nuevo organismo se creó en enero para combatir la contaminación, mediante vigilancia a potenciales contaminantes

El nuevo cuerpo de Policía creado en enero en Pekín para combatir la contaminación mediante la vigilancia a potenciales contaminantes ha llevado a cabo su primera detención, según informó este viernes un comunicado del Ayuntamiento de la capital.

Dicha detención se practicó tras una inspección a una compañía de servicios de calefacción en el distrito de Mentougou, en las afueras occidentales de Pekín, señaló la nota oficial.

El arrestado, cuyo nombre no se hizo público, era un operario de la compañía encargado de instalaciones para la reducción de emisiones contaminantes, que no estaban funcionado correctamente, por lo que la compañía estaba lanzando a la atmósfera 10 veces más de dióxido de azufre -causante de la lluvia ácida- de lo permitido.

"El empleado fue interrogado, confesó operaciones anormales para evitar la supervisión y ha sido puesto bajo detención administrativa", señaló el comunicado municipal. Y es que este tipo de detención sin juicio puede prolongarse hasta 15 días.

La policía medioambiental comenzó sus patrullas a principios de año, coincidiendo con los peores niveles de contaminación en la ciudad, ya que es en invierno cuando éstos alcanzan las peores cotas del año, debido entre otros factores al uso generalizado de carbón como fuente de energía para las calefacciones en la ciudad.

Estos agentes inspeccionan industrias potencialmente contaminantes, pero también otros focos de humos más modestos, como la quema de rastrojo en zonas agrícolas próximas a la capital o hasta restaurantes con barbacoas en la calle.

Pekín y la región que le rodea conforman una de las zonas más contaminadas del mundo, aunque en los últimos años se ha logrado reducir algo los días de polución mediante la adopción de alertas rojas, que obligan a limitar el tráfico rodado y al cierre de las industrias y actividades más sucias.