Arabia Saudí castiga el activismo social

Diez defensores de los derechos humanos han sido detenidos en los últimos días, entre ellos mujeres que lucharon para poder conducir

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

A falta de un mes para la entrada en vigor del decreto real que permitirá a las mujeres conducir en Arabia Saudí, las autoridades han detenido a diez activistas de los derechos humanos en los últimos días, la mayoría mujeres que fueron protagonistas de la lucha por conseguir que se reconociera su derecho a sentarse al volante. La seguridad saudí no ha identificado a los detenidos, pero los medios locales han recogido que se les acusa de haber mantenido «contactos sospechosos con partes extranjeras», de haber dado apoyo financiero a «elementos hostiles en el extranjero» y de haber intentado atacar la seguridad y la estabilidad del reino.

Según Human Rights Watch (HRW), entre los apresados se encontrarían Lujain al-Hathlul y Aziza al-Yusef, conocidas activistas. Lujain tiene 29 años y en 2014 permaneció 73 días encarcelada tras haber intentado cruzar en coche la frontera entre Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. Aziza es una profesora jubilada de la universidad Rey Saud de Riad y también realizó campaña activa a favor de un derecho que las mujeres obtendrán a partir del 24 de junio en el reino como parte del paquete de reformas introducidas por el príncipe heredero, Mohamed Bin Salman, de 32 años y auténtico hombre fuerte del país. Amnistía Internacional (AI) incluyó en la lista de detenidos a Eman al-Nafjan, Aisha al-Manea, Ibrahim Modeimigh y Mohammed al-Rabea.

Para HRW, «el príncipe, que se presenta como un reformista ante los aliados e inversores occidentales, debería estar agradecido al trabajo de todos estos activistas, pero hace todo lo contrario y les castiga», en palabras de la responsable de este organismo para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson. Un activista declaró a la agencia AFP, bajo condición de anonimato, que «el mensaje es claro: permitir conducir no es un derecho que las mujeres puedan reivindicar. No es el resultado de una lucha, es una bendición que el rey y la familia real han concedido al pueblo de Arabia Saudí». La misma opinión es compartida por diferentes analistas que consideran estas detenciones un intento de la corona de monopolizar el efecto del permiso de conducir a las mujeres.

LA CLAVEAnalistas ven en estos arrestos un intento de la corona de monopolizar el efecto de sus reformas

Acusaciones contra Catar

El activismo está prohibido en Arabia Saudí y figuras destacadas de las redes sociales leales a Riad como Abdulkhaleq Abdulla, profesor de Ciencias Políticas en Emiratos Árabes Unidos, acusaron a los detenidos de ser agentes al servicio de Catar, que estaría «reclutando gente y pagando importantes cantidades de dinero para amenazar la seguridad del reino».

Desde el pasado junio Arabia Saudí, Egipto, Baréin y Emiratos Árabes Unidos (EAU) cortaron relaciones con Catar y le impusieron un bloqueo tras acusarle de financiar el terrorismo y tener relaciones con Irán, la potencia chií de la región. El conflicto sigue abierto y los activistas de Arabia Saudí se han convertido en las últimas víctimas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos