La OEA aprueba una resolución que inicia el camino para la suspensión de Venezuela

M. L. DE GUEREÑO LA HABANA.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, tiene razones para celebrar porque en la última asamblea general del organismo logró, por los pelos, que se aprobara la resolución que inicia el camino para suspender a Venezuela del grupo americano. Además, se desconoce la legitimidad de las elecciones del 20 de mayo, en las que Nicolás Maduro resultó reelegido y piden el ingreso de ayuda humanitaria y la restauración de la «plena autoridad» del Parlamento de mayoría opositora.

El canciller Jorge Arreaza, representante del 'madurismo' en el foro, rechazó la «resolución ilegal» del «sicario general», en alusión a Almagro, denunció las presiones de los países miembros para votar a favor y afirmó que su Ejecutivo quiere «abrir un espacio con el Gobierno de Donald Trump» en condiciones de respeto e igualdad. Asimismo, recordó que en 2017 Venezuela dijo que abandonaba «el ministerio de Colonias», como definió en 1962 Fidel Castro a la OEA.

La resolución impulsada por EE UU y los 14 países del Grupo de Lima (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guyana, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía) confiaba en contar con 24 votos a favor, pero al final solo fue aprobada con 19 y once abstenciones. «Son gobiernos con sus elites corporativas los que votaron», dijo Arreaza. No obstante, la suspensión de Venezuela de la OEA no sería automática ya que para que entre en vigor necesita ser aprobada en asamblea general por 24 Estados.

Se pronunciaron ayer claramente en contra San Vicente y las Granadinas, Venezuela, Bolivia y Dominica. Cuba no está en este grupo porque desde que fue expulsada en los años 60 no ha querido regresar a la organización. Durante la etapa de deshielo con EE UU, se le ofreció un reingreso que Raúl Castro rechazó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos