El apoyo parlamentario al actual presidente complica la crisis en Kenia

GERARDO ELORRIAGA

La aprobación de una medida que otorga la reelección automática al presidente en ejercicio en el caso de que su rival se retire profundiza, aún más, la crisis política que sufre Kenia. La iniciativa, aprobada ayer en la Cámara nacional con el voto del gobernante partido Jubilee y la retirada en masa de los miembros de la oposición, puede complicar el escenario político a tan solo quince días de la próxima cita electoral. Esta innovación, de peligrosas repercusiones, responde a la súbita decisión de retirarse del candidato Raila Odinga, que debía enfrentarse de nuevo al presidente Uhuru Kenyatta el próximo día 26. La enmienda a la ley electoral debe ser ahora abordada en el Senado, también controlado por la formación mayoritaria.

La situación se deteriora rápidamente en un escenario de confrontación política que ya se ha trasladado a las calles. La Super Alianza Nacional (NASA), la coalición que lidera Odinga, ha anunciado siete días de manifestaciones públicas para exigir cambios en la polémica ley electoral y el retraso de la convocatoria de comicios. Los primeros incidentes tuvieron lugar ayer, con marchas en la capital Nairobi y las ciudades del Valle del Rift, tradicional feudo de la oposición. Las concentraciones callejeras han culminado con enfrentamientos con los cuerpos de seguridad y las últimas informaciones hablan de un balance de 20 heridos en Kisumu, capital de la región, y que uno de ellos revela heridas de bala.

La arriesgada reforma legislativa se suma a la ceremonia de la confusión propiciada por la polémica Comisión Electoral (IEBC). La entidad, cuestionada en su parcialidad y eficacia por la oposición, declaró ayer que no se ha producido la retirada formal del jefe de la oposición y que, en consecuencia, concurrirán los mismos ocho candidatos que tomaron parte en las elecciones del pasado 8 de agosto, anuladas por el Tribunal Supremo. Representantes de la institución alegaron que Odinga no había presentado el formulario debidamente cumplimentado y que permite su exclusión, una circunstancia que, según sus portavoces, implica su presencia forzosa en las papeletas.

La falta de diálogo puede ser la antesala del caos en el país africano, que ya vivió un periodo de luchas sectarias en 2007. Los partidarios de NASA exigen una serie de cambios en la ley electoral y la composición del IEBC, pero la formación gobernante parece enrocada en su posición de privilegio para despreciar tales exigencias y acceder a un nuevo mandato.

Fotos

Vídeos