Alto el fuego temporal con el Daesh en la frontera con Líbano

M. AYESTARAN ESTAMBUL.

Después de una semana de ofensiva, el Ejército libanés decretó un alto el fuego temporal para negociar con el grupo yihadista Estado Islámico (EI o Daesh). Las autoridades de Beirut detuvieron una operación con la que ya habían casi limpiado de presencia del Daesh su frontera con Siria para conocer el paradero de los nueve soldados secuestrados por los yihadistas en 2014. En cuanto callaron las armas, las fuerzas libanesas tuvieron acceso a varios restos humanos que, a falta de las pruebas finales, serían los de al menos seis de estos militares, según confirmó el General Abbas Ibrahim, máximo responsable de Agencia General de Seguridad.

Conocer el paradero de estos hombres era una de las prioridades de la ofensiva lanzada de forma simultánea por el Ejército libanés, a un lado de la frontera, y la milicia chií Hezbolá y el Ejército sirio, al otro. El alto el fuego anunciado por Beirut también fue respetado en Siria, aunque los mandos militares insisten desde el primer momento en la «ausencia de coordinación» en las operaciones.

La aparición de los cuerpos pone un triste final a la larga espera por parte de unos familiares que permanecen movilizados desde el día en que el brazo de Al-Qaida en Siria, el Frente Fatah Al Sham, secuestró a 30 militares en suelo libanés. Cuatro murieron combatiendo en el momento de la emboscada y un quinto lo hizo un poco más tarde causa de las heridas sufridas, otros 16 fueron liberados en un intercambio de prisioneros, pero quedaba por conocer el paradero de nueve de ellos. Ahora el caso parece cerrado.

Fotos

Vídeos