Los almanaques de 2018 con fotos del líder, agotados el mismo día de su publicación

R. M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ.

La anexión de Crimea y la ayuda a los separatistas del este de Ucrania, cuyo efecto inmediato fueron sanciones y aislamiento, acrecentaron la deriva autoritaria y militarista del régimen de Putin. Sus acólitos, ahora, le presentan como el «padre de la Patria», como el único político ruso capaz de hacer frente a los «enemigos externos», como la «única garantía de estabilidad y cohesión» interna frente a una oposición de «aventureros», como Alexéi Navalni, o «inexpertos», carentes de «programas positivos y claros», como Ksenia Sobchak o Grigori Yavlinski.

Estos mensajes se lanzan a diario a través de las televisiones y la prensa oficial, pero también mediante cientos de plataformas de 'trolls' que actúan en las redes sociales dentro y fuera de Rusia. Se emplean sobre todo métodos modernos para engatusar a los más jóvenes: camisetas con la imagen del presidente en poses intrépidas, cómics inspirados en héroes como Superman o calendarios.

Almanaques dedicados a Putin se editan en Rusia desde hace tiempo, pero han sido los de 2018 los que se han agotado nada más ser puestos a la venta y cuando por primera vez han suscitado especial demanda en otros países. En Reino Unido, por ejemplo, también han tenido una enorme aceptación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos