La ONU alarga hasta el día 15 las conversaciones sobre Siria en Ginebra

Miembros de la comisión negociadora siria aisten a una de las reuniones en Ginebra. :: D. B. / afp/
Miembros de la comisión negociadora siria aisten a una de las reuniones en Ginebra. :: D. B. / afp

La prórroga persigue que las delegaciones consulten en casa los doce puntos sugeridos por el enviado de Naciones Unidas

M. GALLEGO NUEVA YORK.

Algunos son pesimistas, las partes ni siquiera aceptan compartir la misma sala. Otros creen que su simple presencia en Ginebra para discutir el futuro de Siria es una buena señal, particularmente cuando la delegación del Gobierno «ha llegado ligeramente tarde, pero ha llegado», observó aliviado el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura.

El jueves anunció que la octava ronda de conversaciones de paz, pensada para durar «dos o tres días», se prorrogará hasta el 15 de diciembre para que las delegaciones puedan ir a casa y «reflexionar» sobre el documento llamado Principios Esenciales de la Vida dentro de Siria (Living Intra-Syrian Essential Principles). Se trata de doce puntos que el mediador ha puesto sobre la mesa. Este marco general que se empieza a debatir, sin precisar cómo llegar a ello, debería desembocar en una «visión compartida» sobre el país que surgirá de las cenizas. En estos seis años de guerra civil más de 330.000 personas han fallecido, cinco millones han abandonado Siria y otros seis millones se han convertido en refugiados dentro de su país, o desplazados.

No son conversaciones fáciles y no solo por la forma -De Mistura se ve obligado a saltar de sala en sala como una pelota de ping-pong para traer y llevar opiniones de una delegación a otra-. Tan pronto como las partes salieron con el documento en la mano, el jefe de la delegación del Gobierno sirio, Bashar Ja'afari, le acusó ante la prensa de haberlo redactado sin consultarles.

De Mistura explicó que es el producto de la visión común que ha encontrado entre una y otra delegación. Y cuando dijo que las partes habían acordado reunirse «sin condiciones previas», el portavoz de la oposición, Yahya Aridi, protestó diciendo que eso en sí ya es una «precondición».

Unidad territorial

El documento que servirá de base para las negociaciones recoge el «respeto y compromiso total» a la soberanía siria y la unidad territorial íntegra, incluyendo la lucha por recuperar los Altos del Golán ocupados por Israel. En este contexto se reafirman también los principios de no intervención y el derecho del pueblo sirio a elegir «su propio sistema político, económico y social».

Un Estado que, según el documento, tendrá que ser «democrático y no sectario», basado en el pluralismo político y la igualdad de todos los ciudadanos sin importar su etnia o sexo, bajo un gobierno que respete la separación de poderes, la independencia judicial y la letra de la ley, que además deberá tomar medidas para combatir el crimen y la corrupción. Nadie ha hablado todavía de cómo se llegará a ello ni qué papel tendrá el actual dictador Bashar el-Asad, cuya continuidad es rechazada por la oposición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos