Ajustado triunfo de Abdo Benítez en Paraguay

M. VALENTE BUENOS AIRES.

Tras una elección que resultó más reñida de lo esperado, el candidato del gobernante Partido Colorado, Mario Abdo Benítez, fue elegido el domingo presidente de Paraguay para el período de 2018 a 2023. A pesar de lo que indicaban las encuestas -que vaticinaban una amplia diferencia respecto del segundo- el ganador obtuvo el 46,4% de los votos, menos de cuatro puntos por encima de su principal rival, el liberal Efraín Alegre, que consiguió el 42,7%.

En Paraguay, el voto es obligatorio en elecciones generales. No hay segunda vuelta ni tampoco posibilidad de reelección. Un intento del actual gobernante, Horacio Cartes, de reformar la Constitución en 2017 para volver a postularse fue el motivo principal de su ruptura con la corriente que lideraba Abdo Benítez.

Con el 96% de las mesas escrutadas, el Tribunal Superior de Justicia Electoral consideró que la victoria de Abdo Benítez era ya «irreversible». No obstante, Alegre evitó dar por cierto el recuento provisional y dijo que sólo se pronunciará cuando haya «resultados definitivos, no preliminares». Con apenas 46 años, el candidato conservador se había impuesto en las primarias al delfín de Cartes. Ahora, con el resultado obtenido en las generales, Abdo Benítez, hijo del que fue secretario privado del dictador Alfredo Stroessner (1954-89), es el nuevo líder del Partido Colorado. En su primer discurso como presidente electo, 'Marito' -como se le conoce en Paraguay- recordó a su padre y exhortó a los paraguayos a unirse para avanzar en el desarrollo económico y social del país, que crece, aunque no logra beneficios para el conjunto del tejido social.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos