Los accidentes más graves de un largo historial de siniestros aéreos en el país

R. C.

Las aerolíneas iraníes acumulan a sus espaldas una larga lista de muertos en catastróficos accidentes. El último tuvo lugar en diciembre de 2015, en el sudoeste de Teherán, al estrellarse un avión militar contra un edificio de diez plantas. Murieron un total de 110 personas, entre sus 94 pasajeros y 16 residentes que en ese momento se encontraban en el interior del inmueble.

Una desgracia similar ya había ocurrido diez años antes, en 2005. Aquella se saldó con el fallecimiento de 116 personas, entre ellos numerosos periodistas, tras estrellarse un avión AC-130 Hércules contra otro edificio en el extrarradio de Teherán.

Los problemas técnicos también han sido causa de otros fallos fatales, como en septiembre de 2009, fecha en la que perdieron la vida los 168 ocupantes de un Tupolev de la compañía iraní Caspian Airlines que se estrelló al despegar del aeropuerto internacional de Teherán rumbo a Erevan (Armenia).

En el año 2002, otro Tupolev, en este caso de la compañía Iran Air Tours, se estrelló en Jorramabad, Irán, por causas desconocidas. Murieron sus 119 ocupantes, entre ellos cuatro directivos españoles de la empresa Fagor.

Otro grave accidente con más de un centenar de víctimas se remonta a 1993, cuando a causa de una colisión en el aire cerca de Teherán entre dos aviones iraníes, uno militar y otro civil, perdieron la vida 134 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos