La Rioja

Merkel acusa a EE UU de perjudicar a Europa con las sanciones a Rusia

Angela Merkel observa a Donald Trump. :: Jonathan Ernst / reuters
Angela Merkel observa a Donald Trump. :: Jonathan Ernst / reuters
  • Alemania y Austria coinciden en denunciar que el objetivo de Washington es beneficiar a sus empresas

La canciller de Alemania, Angela Merkel, ha criticado las nuevas sanciones dictadas por Washington contra Rusia por tratarse de un castigo que beneficia exclusivamente a Estados Unidos y perjudica abiertamente los intereses de Europa. «Se trata, dicho con prudencia, de un comportamiento egoísta del Senado estadounidense», dijo este viernes Steffen Seibert, portavoz oficial de la canciller, quien subrayó que «no puede ser» que a la hora de castigar el comportamiento ruso por su posible intervención en las elecciones estadounidenses, la economía europea acabe convirtiéndose en blanco de las sanciones.

«No se deben mezclar los intereses económicos y las sanciones», dijo la canciller, quien expresó además su respaldo total a la declaración al respecto suscrita por su ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, y el canciller federal austriaco, Christian Kern, quienes acusaron a Estados Unidos de perjudicar descaradamente a empresas europeas en beneficio de las propias.

Las nuevas sanciones dictadas por el Senado en Washington contemplan, además de la expulsión del país de 35 diplomáticos rusos, medidas para incrementar la venta de gas licuado estadounidense en Europa con el fin de acabar con el suministro de gas natural ruso en el Viejo Continente. Es algo que queda absolutamente claro en el proyecto de ley elaborado por Senado de Estados Unidos, señalaron Gabriel y Kern, para los que su objetivo último es asegurar puestos de trabajo en la industria petrolífera y de gas norteamericana. Detrás se encuentra la polémica sobre la construcción del nuevo gasoducto Nordstream II a través del Báltico desde Rusia a Alemania para el suministro de gas natural a Europa. Gabriel y Kern consideran que las nuevas sanciones buscan presionar con amenazas directas a las empresas europeas que participan en el proyecto, como la alemana Basf o la austriaca OMV.

«La meta es asegurar puestos de trabajo en la industria de gas y crudo estadounidense», denunciaron el canciller austríaco y el titular germano de Exteriores en un comunicado conjunto, en el que lamentan que Estados Unidos no haya buscado la coordinación con Europa antes de redactar las sanciones.

Estas deben ser aún confirmadas por la Cámara baja en Washington y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y suponen también un castigo por el respaldo de Moscú al régimen del presidente sirio Bashar el-Asad y la invasión de la península de Crimea. Esta nueva polémica entre Washington y Berlín podría lastrar aún más las ya tibias relaciones transatlánticas.

Fin de la acción común

Aunque en esta ocasión las críticas alemanas no están dirigidas directamente contra Trump, como cuando anunció el abandono del Acuerdo de París para frenar el cambio climático, sino contra el Senado de Estados Unidos. La ministra alemana de Economía, Brigitte Zypries, acusó a Washington de ignorar la línea común trazada con Europa para el dictado de sanciones contra Moscú. «Encuentro lamentable que se haya abandonado la actuación conjunta de Estados Unidos y Europa en la cuestión rusa», dijo Zypries, quien recordó que Washington y Bruselas se habían coordinado hasta ahora estrechamente desde el comienzo del conflicto de Ucrania.

La titular alemana de Economía destacó que aún hay que aguardar para ver si Trump respalda las sanciones propuestas por el Senado, aunque llegado el caso «deberemos reflexionar sobre medidas para contrarrestarlo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate