La Rioja
Los bomberos seguían afanándose ayer en la extinción del fuego. :: Peter Nicholls / reuters
Los bomberos seguían afanándose ayer en la extinción del fuego. :: Peter Nicholls / reuters

La torre Grenfell es ya un icono de muerte e indignación

  • El edificio siniestrado en Londres, uno más cuyos defectos fueron ocultados con un simple lavado de cara

La galería de horrores se va desplegando ante las miradas aturdidas de los británicos. Una joven y exitosa fotógrafa africana y su madre, una familia entera de refugiados sirios, los últimos mensajes de los desaparecidos, todo era ya humo e inminencia en Facebook. Son ya 17 muertos. La Policía advirtió que no será posible identificar a todos los cadáveres y que espera que el número de víctimas no sea de tres dígitos.

Los conductores que van y vienen entre el oeste y el centro de la capital británica por la A40 ven la torre carbonizada y adivinan su interior. Miles de británicos viven en torres similiares. Es, según la diputada de la circunscripción local, algo «imperdonable». Nunca antes los laboristas habían representado en el Parlamento a los votantes de Kensington y Chelsea. Su mapa incluye los grandes almacenes Harrods, el barrio diplomático de Belgravia o la segunda calle más cara del mundo, Kensington Palace Gardens. Pero vivimos tiempos extraordinarios. Un sondeo ha revelado que los del 'Financial Times' son los lectores de prensa diaria que mejor han reflejado con su voto el resultado de las elecciones.

A la candidata laborista, Emma Dent Coad, que ganó por 20 votos, la apoyaron también millonarios del barrio, porque de otra manera no salen las cuentas. El 'brexit' sin duda tuvo un papel en el realineamiento político de una circunscripción en la que la permanencia en la UE ganó por 68.7% contra 31,3% en el referéndum del año pasado. La candidata conservadora, lady Borwick, es una apasionada defensora de la marcha de la Unión.

La ahora diputada Emma Dent, hija de una familia de origen español y autora de libros sobre arquitectura y diseño en España, fue concejal dedicada al planeamiento y la vivienda, activista de una campaña contra la 'gentrificación' del distrito, la sustitución de la población más pobre por otra de mayor nivel económico. La denuncia en su blog, ilustrada con fotos, del ínfimo acabado de las viviendas sociales en un reciente desarrollo 'mixto' del barrio turístico de Portobello asombra. Dent ha evaluado lo ocurrido en la torre Grenfell en una entrevista con 'The Guardian'. «Tengo que pensar que la baja calidad de los materiales y de los estándares de construcción ha desempeñado un papel en este suceso horroroso e imperdonable», dice. El embellecimiento o lavado de cara reciente y posiblemente letal de la torre sería el reflejo de un afán por hacer más agradable a la vista el futuro del barrio.

Desarrollo 'mixto'

La torre es una de las cuatro que afean Lancaster Oeste, en lo que se conoce como Kensington Norte. En torno a ellas se extienden casas modestas construidas en los años sesenta y setenta. Las otras tres torres y buena parte del las viviendas circundantes van a ser derribadas para construir otro desarrollo 'mixto', con viviendas muy caras y otras sociales. Vecinos expresaban el miércoles su temor a ser desplazados a otros lugares del país con suelo más barato.

Y para acometer el embellecimiento de una torre de 24 plantas habitadas y con una sola escalera no se tuvieron en cuenta las múltiples advertencias de un grupo de vecinos que, como Dent, ha denunciado el abandono de las viviendas sociales y que advertía en particular sobre el riesgo de un incendio devastador, dadas las carencias de seguridad del edificio.

En los tiempos de Tony Blair se diseñó un plan de regeneración de las torres construidas en diferentes ciudades de Reino Unido. Como derribarlas y construir viviendas para sus ocupantes era demasiado caro, se empleó el presupuesto en embellecerlas. El patrón era colocar revestimientos plásticos con colores vistosos, retirar aislamientos con asbestos, cambiar ventanas con marcos de acero por nuevas de poliuretano.

A torres ya defectuosas se les añadieron materiales más inflamables. Es lo ocurrido en la torre de Grenfell. Y esas acciones de gobiernos y ayuntamientos han causado desastres, como el incendio de una torre en 2009, en Londres, con seis muertos, sin que las recomendaciones del juez que lo investigó para mejorar la prevención de incendios hayan movilizado al Gobierno o a los ayuntamientos para actuar.

Theresa May anunció ayer una investigación pública sobre lo ocurrido. Lo hizo tras visitar el entorno de la torre, verse con policías, bomberos y paramédicos y no hablar con ningún residente, o con ningún cooperante en la enorme solidaridad que ha generado la tragedia. Jeremy Corbyn, que ha hecho de la tragedia de Grenfell un caballo de batalla contra el Gobierno, habló con vecinos, cooperantes, sacerdotes,...

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate