La Rioja

Angustia y solidaridad en el entorno de la torre

En el entorno de la torre Grenfell se multiplicaban ayer las personas necesitadas de ayuda. Estaban los vecinos del propio edificio, que tuvieron que escapar con lo puesto -la mayoría, en pijama- y han perdido sus posesiones en el incendio, pero también los residentes de los inmuebles más cercanos, desalojados por precaución, y los familiares y amigos que buscaban angustiados a sus seres queridos. El polideportivo de Westway estaba preparado anoche para acoger a trescientos desalojados, que iban a dormir con colchones y edredones donados por la población. Desde las instalaciones se percibía el olor a quemado de la torre.

Los londinenses y, especialmente, los vecinos del barrio se han volcado en ayudar a los afectados. Iglesias, mezquitas, un templo sij y un equipo de rugby recogieron mantas, ropa y alimentos para las víctimas y les ofrecieron refugio, mientras las convocatorias a través de internet recaudaban cientos de miles de libras en unas horas. Entre los personajes populares que respondieron a la llamada estaban el presentador de televisión Jeremy Clarkson -«todo lo que estaba limpio en mi armario ha sido donado», informó- y el cocinero Jamie Oliver, que se ofreció a dar comida y bebida gratis en su restaurante de Westfield, cercano al lugar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate