La Rioja
Detención de un manifestante, el lunes en Moscú. :: S. C. / efe
Detención de un manifestante, el lunes en Moscú. :: S. C. / efe

Navalni redoblará su pulso con el poder ruso

  • El rival de Putin ha sido condenado a 30 días de arresto y cientos de personas siguen detenidas por las protestas del lunes

El bloguero anticorrupción, Alexéi Navalni grabó ayer un vídeo desde la misma sala del tribunal, tras ser condenado a 30 días de prisión menor, llamando a sus partidarios a continuar la lucha. El lunes, festividad en recuerdo de la adopción del acta de soberanía de Rusia, hace 27 años, fueron detenidas en todo el país más de 2.000 personas por secundar la protesta convocada por Navalni en contra de la corrupción del poder.

La mayor parte de esos manifestantes continúan bajo arresto y muchos han pasado ya por el juzgado y recibido condenas de prisión menor y multas de 10.000 rublos (unos 160 euros) como mínimo. El también dirigente opositor Iliá Yashin tendrá que pasar tras las rejas 15 días.

El enorme número de detenidos pone de manifiesto que el presidente Vladímir Putin, que seguramente se presentará a los comicios presidenciales del año que viene, ve en el bloguero anticorrupción un adversario a temer. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, llamó ayer a Navalni «provocador» sin llegar a nombrarle. Dijo que la intervención policial estuvo justificada, ya que hubo que hacer frente «a un grupo de provocadores». Pero lo cierto es que apenas hubo actos de violencia contra las fuerzas del orden, cuya actuación fue a todas luces desproporcionada. «Se trata de intimidar al máximo, no ya para que la gente no vaya a las protestas, sino para que ni siquiera se acerque a ellas», consideró un periodista ruso.

El diario 'Védomosti' cree que la afluencia cada vez mayor de adolescentes y estudiantes a los actos de la oposición, pese a las amenazas de las autoridades, «demuestra que hay voluntad de seguir con las movilizaciones». En el mismo rotativo, el politólogo ruso Gleb Pavlovski señala que «Navalni necesita marcar su ritmo y es comprensible porque tiene poco tiempo. Antes de final de año debe conseguir un nivel suficiente de conflictividad (...) para poder imponer su inclusión como candidato» a las presidenciales.

Por su parte, el politólogo Abbas Galliámov considera en la publicación RBK que «las protestas serán prolongadas y Navalni lo conseguirá a base de rechazar las limitaciones a las que obligan las autoridades». Navalni, que varió el lugar de la convocatoria, parece que pretende acabar con todas ellas las bravas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate