La Rioja

El cerco a Catar pone en peligro a Al-Yasira, su imagen en el mundo

  • Ya han sido cerradas las delegaciones en Riad y Amán y pronto pueden serlo en Israel, que compara la cadena con los medios nazis

La crisis diplomática y entre Catar y Arabia Saudí llama a las puertas de la cadena de televisión Al-Yasira, plataforma mediática catarí cuyos servicios informativos compiten cara a cara con grandes cadenas mundiales como BBC o CNN y a la que ahora sus detractores del Golfo acusan de «ayudar a promover el terrorismo». Cuando hace una semana estalló la crisis entre las dos petromonarquías, que ha acabado con el aislamiento del pequeño reino,

Sultan Al Qassemi, conocido analista del Golfo, vaticinó que «el primer gesto de buenas intenciones del emir de Catar podría ser el cierre de toda la red de Al-Yasira, algo que puede producirse en cuestión de meses o semanas». Desde entonces, se ha ordenado el cierre de las oficinas de la cadena en Riad y Amán, e Israel es el último país de la región en plantearse esta medida. El Estado hebreo, alineado con el bloque regional que lidera Arabia Saudí, «al igual que los países árabes, ve en Al-Yasira un peligro, un organismo mediático similar a aquellos de la Alemania nazi», denunció el ministro de Defensa, Avigdor Liberman, y la oficina del primer ministro Netanyahu ha comenzado a analizar el asunto.

«Al-Yasira es un asunto interno que no pensamos discutir con los países que nos han impuesto el bloqueo», señaló el ministro de Exteriores catarí, Sheikh Mohammed bin Abdulrahman Al Thani; «deseamos sentarnos a negociar y abordar todo lo relacionado con la seguridad del Golfo» añadió. Hasta que lo consigan seguirán bloqueados por Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos.

Se cumplen 21 años desde la primera emisión de Al-Yasira, que tiene su sede central en Doha y que ha logrado situar a Catar en el mapa internacional. El entonces emir Hamad Bin Khalifa Al Thani decidió financiar un proyecto informativo dirigido al mundo árabe y dos décadas después cuenta con más de setenta delegaciones. Los periodistas que pusieron en marcha la cadena llegaron del servicio en árabe de BBC, que fue cerrado al poco tiempo de estrenarse, y Al-Yasira se los llevó hasta Doha para comenzar a trabajar. Ahora la crisis la debe gestionar Tamim bin Hamad al Thani, emir desde 2013 y uno de los grandes impulsores del Mundial de Fútbol que debe celebrarse en 2022 en este pequeño país de apenas dos millones de habitantes.

Oficinas atacadas

Dinero catarí, profesionales formados por BBC y, según su decálogo, «imparcialidad» son las bases de una fórmula que, además de televisión en árabe e inglés, abarca también internet. La guerra de Afganistán de 2001 fue la que hizo mundialmente famosa a Al-Yasira ya que disponía de una oficina en el Kabul de los talibanes y su periodista estrella, Tayseer Alouni, llegó a entrevistar a Osama Bin Laden.

Sus dependencias en Kabul fueron bombardeadas por las fuerzas aliadas en 2001, lo mismo que le ocurriría en Bagdad en 2003. Sus reportajes e informaciones les valieron, primero, el enfado del régimen de Sadam Husein, que la acusó de proestadounidense y cerró la oficina y, tras la invasión, los estadounidenses fueron más lejos y bombardearon su delegación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate