La Rioja

El Gobierno paritario de Macron refleja la recomposición política en Francia

Macron, con el alcalde socialista de Lyon, Gérard Collomb, a quien le ha confiando la cartera de Interior. :: JEAN-PHILIPPE KSIAZEK/ afp
Macron, con el alcalde socialista de Lyon, Gérard Collomb, a quien le ha confiando la cartera de Interior. :: JEAN-PHILIPPE KSIAZEK/ afp
  • La mitad de las carteras va a personas no afiliadas a partidos y el resto se reparte entre distintas tendencias políticas

El presidente francés, Emmanuel Macron, nombró ayer su primer Gobierno con 22 carteras, repartidas a partes iguales entre mujeres y hombres, en el que destaca la presencia de cuatro socialistas disidentes, tres centristas, dos radicales de izquierda y dos tránsfugas del partido de centroderecha Los Republicanos, al igual que el primer ministro, Edouard Philippe, que dirigirán la política económica. Los otros once integrantes de este equipo transversal, variopinto y renovador, con una media de edad de 54 años, proceden de la sociedad civil, no están afiliados a ninguna formación política ni han ejercido mandatos electivos a la imagen de Nicolas Hulot, expresentador televisivo y figura emblemática de la causa ecologista.

El primer Gobierno de la 'era Macron' solo tiene dos ministros procedentes del Gabinete saliente presidido por el socialista François Hollande: el también socialista Jean-Yves Le Drian, que de Defensa pasa a Europa y Asuntos Exteriores, y la radical de izquierdas Annick Girardin, que cambia Función Pública por Ultramar. Bretón de 69 años, Le Drian fue durante todo el quinquenio anterior el responsable de los Ejércitos a los que desplegó en cuatro frentes contra el autoproclamado Estado Islámico: Sahel, Centroáfrica, Irak-Siria y los 10.000 soldados movilizados en la vigilancia de puntos sensibles de Francia.

También tiene 69 años, 30 más que el presidente, y es socialista Gérard Collomb, que renuncia a la alcaldía de Lyon, en sus manos desde 2001, para encabezar el Ministerio del Interior en un país en estado de emergencia por la amenaza del terrorismo yihadista. Militante desde 1968 en el Partido Socialista, es uno de los pocos políticos franceses que asumen públicamente su condición de masón. El domingo, en la ceremonia de investidura de Macron, no pudo evitar las lágrimas al felicitar emocionado a su joven protegido.

Los otros dos disidentes socialistas son hombres de la máxima confianza del presidente. A los 54 años Richard Ferrand, secretario general de La República en Marcha (LREM), tendrá en la cartera de Cohesión de los Territorios la misión de reparar una de las fracturas más graves de la sociedad francesa. Christophe Castaner, de 51 años, además de las Relaciones con el Parlamento, ejercerá como portavoz, función que ya ocupaba en LREM.

Bruno Le Maire, de 48 años, es la personalidad conservadora más relevante captada en la nueva entrega de la recomposición política emprendida por Macron. Titular de los departamentos de Asuntos Europeos y Agricultura con Nicolas Sarkozy, fracasó en su intento de encarnar la renovación en las primarias del centroderecha cuando obtuvo un decepcionante 2,4% de los votos. En el Ministerio de Economía tendrá bajo su tutela al exsarkozysta Gérald Darmanin, de 34 años, uno de los promotores del viaje al centro macronista desde la derecha, que se responsabilizará de Acción y Cuentas Públicas.

A sus 66 años, el centrista François Bayrou ya fue ministro de Educación dos veces con el socialista François Mitterrand y el conservador Jacques Chirac. El fundador del Movimiento Demócrata y alcalde de Pau desde 2014 impulsará en la cartera de Justicia la ley de moralización de la vida pública pactada en su alianza con Macron, que también le ha valido un centenar de circunscripciones para su formación en las legislativas de junio. Marielle de Sarnez y Sylvie Goulard, dos de sus colaboradoras en el MoDem, heredan respectivamente las carteras de Asuntos Europeos y de los Ejércitos, denominación que no se utilizaba en París desde 1974.

A los 62 años, Hulot se estrena como ministro con Transición Ecológica tras haber hecho oídos sordos a los cantos de sirena de Chirac, Sarkozy y Hollande, de quien fue durante tres años 'enviado especial para el planeta' en la preparación de la Conferencia de París sobre el clima de 2015. La editora Françoise Nyssen en Cultura, la doble campeona olímpica de esgrima Laura Flessel en Deportes o la bloguera Marlène Schiappa en Igualdad de Hombres y Mujeres son otros ejemplos procedentes de la sociedad civil.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate