La Rioja

El agente que amaba a Madonna

  • Xavier Jugelé, que custodió el Bataclan después de la masacre y cuando se reabrió la sala, iba a cambiar pronto de destino

«Estoy contento de que reabra el Bataclan. Es algo simbólico. Estamos aquí como testigos, para defender los derechos civiles, este concierto y para celebrar la vida. Para decir 'no' a los terroristas». Son palabras de Xavier Jugelé, el policía asesinado el jueves por la noche a la altura del número 102 de los Campos Elíseos. Las pronunció el pasado 12 de noviembre en el exterior de la sala atacada por el Estado Islámico (EI) a la que en tantas ocasiones había acudido como espectador. Custodió además el local en su noche más trágica, el 13 de noviembre de 2015, después de que los yihadistas perpetraran su gran orgía de muerte. Pero un año más tarde se declaraba feliz por poder contribuir a la seguridad de los que disfrutaron del recital de Sting en la reinauguración.

El asesinato de Xavier Jugelé tiñe de luto a una Policía que hace diez meses perdió a uno de los suyos en el ataque de Magnanville que un 'soldado del califato' perpetró, grabó y difundió por YouTube. El agente tiroteado el jueves en París «iba a cumplir 38 años el 4 de mayo y pronto iba a cambiar de destino», dice un destrozado Alain Parmentier, presidente de Flag!, la asociación de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGTB) de la Policía y la Gendarmería. La víctima pertenecía a esta organización desde hace tiempo y se disponía a abandonar en breve la Policía para entrar en un cuerpo jurídico con sede en Nanterre. Estas elecciones eran sus últimos días en las calles.

Jugelé terminó su formación en la Academia de Policía en 2011, después de servir cinco años como gendarme adjunto voluntario. En la 32ª compañía vivió los meses duros de las protestas contra la reforma laboral, en las que decenas de compañeros resultaron heridos en los choques con los manifestantes. El 20 de enero vio reconocido su valor después de participar en la evacuación de un edificio en el que una explosión de gas había pulverizado dos plantas.

Un amigo, también policía, lo define como «aficionado a los conciertos, el teatro, el arte en general» y recuerda un viaje a Londres en Navidad para ver Kylie Minogue. «Amaba a Madonna», rememora. La conmoción por su muerte brutal traspasa las fronteras de Francia y vuelve a Flag! en forma de mensajes de apoyo desde Bélgica, Holanda o Italia.