La Rioja

Rusia prohíbe la actividad de los Testigos de Jehová

Testigos de Jehová, durante un acto público en Minsk. :: V. F. / reuters
Testigos de Jehová, durante un acto público en Minsk. :: V. F. / reuters
  • La organización, que cuenta con más de 175.000 miembros en este país, ha sido declarada «extremista» por el Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo de Rusia dictaminó ayer que los Testigos de Jehová son una «organización extremista» y, por tanto, su actividad ha quedado prohibida en todo el territorio del país. Los jueces han decidido además que su patrimonio sea confiscado y entregado al Estado ruso.

La decisión ha causado auténtico estupor en el seno de las 2.300 congregaciones que esta organización religiosa tiene diseminadas por toda Rusia a través de casi 400 entidades locales, incluido el centro rector próximo a San Petersburgo. Uno de sus representantes, Yaroslav Sivulski ha anunciado que el fallo de la Corte Suprema rusa será recurrido ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sivulski recordó que «la Constitución rusa recoge el derecho de libertad religiosa».

Por su parte, el director de la radio Eco de Moscú, Alexéi Venedíktov, recuerda que los nazis también prohibieron en Alemania a los Testigos de Jehová y que, según sus datos, 11.200 de ellos fueron a parar a cárceles y campos de concentración y 270 fueron fusilados.

La solicitud de proscribir a los Testigos de Jehová, cuyos miembros en Rusia superan los 175.000, fue cursada a mediados de marzo por el Ministerio de Justicia al considerar que violan la ley. A la espera de la resolución del Tribunal Supremo, ese Ministerio suspendió de forma preventiva sus actividades.

«La organización religiosa Testigos de Jehová presenta indicios de extremismo. Supone una amenaza para nuestros ciudadanos, para el orden público y para la seguridad», declaró ayer la representante del Ministerio de Justicia, Svetlana Borísova, durante la vista en el Supremo. En su intervención, Borísova aseguró que la organización religiosa difundió «literatura incluida en la lista de publicaciones extremistas». Según sus palabras, el rechazo que mantienen los Testigos de Jehová a las transfusiones de sangre «supone además un peligro para la vida de las personas».

Precedentes y multas

Desde 2009, en Rusia han sido declaradas de carácter «extremista» 95 publicaciones de los Testigos de Jehová y clausurados ocho de sus centros a nivel regional. Con anterioridad, en 2004, fue cerrado ya un centro y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que aquella decisión constituyó una violación flagrante de la libertad religiosa y del derecho de asociación. Muchos de sus miembros fueron además multados.

La Cienciología ya fue prohibida en 2015 y en el punto de mira se encuentran también los mormones, pese a su casi nula implantación en el país. Los analistas relacionan estas medidas con la necesidad de desbrozar aún más el terreno a la Iglesia ortodoxa, que ya es de por sí la confesión mayoritaria en Rusia. El islam es la segunda religión más importante con más de 20 millones de practicantes sobre una población de casi 147 millones. Los católicos no llegan a los 800.000 fieles.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate