La Rioja

Atentado mortal en los Campos Elíseos

Agentes dan el alto a un hombre en una calle cercana a la avenida de los Campos Elíseos. :: THOMAS SAMSON / afp
Agentes dan el alto a un hombre en una calle cercana a la avenida de los Campos Elíseos. :: THOMAS SAMSON / afp
  • La Policía abate al terrorista que mató a un agente e hirió a otros dos en el corazón de París

  • El yihadismo golpea de nuevo en el país, en estado de emergencia desde noviembre de 2015, a tres días de los comicios presidenciales

El terrorismo volvió a golpear anoche Francia en vísperas de la elección presidencial, en pleno corazón de París y a dos pasos del palacio del Elíseo, sede de la jefatura del Estado. Un policía resultó muerto a tiros y otros dos heridos, uno de ellos de extrema gravedad, mientras que el agresor fue abatido por los disparos de respuesta de los agentes en plenos Campos Elíseos. El autor del atentado estaba fichado como islamista radicalizado por la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI, servicios de información) y había anunciado en las redes sociales su voluntad de matar a policías. Las autoridades llamaron a la ciudadanía a evitar la zona, cercada por un impresionante dispositivo policial con comercios y restaurantes con las persianas bajadas, las estaciones de metro clausuradas y la circulación interrumpida mientras un helicóptero de las fuerzas de seguridad sobrevolaba la zona.

El portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henri Brandet, explicó que un individuo se apeó de un coche y comenzó a disparar deliberadamente con «un arma automática de guerra» contra un vehículo policial, estacionado con funcionarios en su interior, perteneciente a la dirección policial del orden público y la circulación. Posteriormente, el terrorista abrió fuego a la carrera contra policías que se encontraban de patrulla a pie por la zona.

Un agente resultó muerto y dos heridos de gravedad mientras el agresor fue abatido por los disparos de respuesta de los policías. Los artificieros comprobaron si había una bomba o explosivos en el automóvil abandonado por el atacante. Un sindicalista policial relató que la compañía atacada se encontraba en misión de vigilancia estática en un vehículo parado.

El atentado, de cuya investigación se han hecho cargo los servicios antiterroristas a las órdenes de la Fiscalía de París, tuvo lugar minutos antes de las nueve de la noche en la avenida de los Campos Elíseos, la zona más turística de Francia, cuando acababa de empezar en la televisión pública un programa en directo con los once candidatos a las elecciones presidenciales. El presidenciable centrista Emmanuel Macron, favorito en las encuestas, declaró en caliente que «el primer deber del presidente es proteger» y aportó su solidaridad a las fuerzas del orden.

Juicio a una célula

El tiroteo se produjo el día que se abrió en el Tribunal de lo Criminal de París un juicio contra 20 hombres de entre 23 y 33 años acusados de haber formado una célula yihadista, desmantelada entre 2012 y 2014, a la que se atribuye un ataque a una tienda judía y planes para cometer otros atentados en Francia. El jefe de la banda de 'Cannes-Torcy', denominada así por las ciudades de la Costa Azul y de la región de París donde estaban activos, es uno de los grandes ausentes del proceso, ya que murió al ser abatido en Estrasburgo (Alsacia) por la policía el 6 de octubre de 2012, el día en que fue neutralizada la mayor parte de la célula.

Los servicios de seguridad consideraban esta célula la más peligrosa desmantelada en Francia desde los ataques en 1995 del Grupo Islámico Armado (GIA) argelino.

La vista comenzó dos días después del arresto en Marsella de dos individuos sospechosos de estar organizando un atentado inminente durante la campaña electoral de las elecciones a la presidencia. Francia es el país europeo más golpeado por el terrorismo yihadista desde en enero de 2005 en una oleada de atentados que han causado 238 personas víctimas mortales. El país permanece en estado de emergencia desde la masacre del 13 de noviembre de 2015 que causó 130 muertos en la sala de fiestas Bataclan, varias terrazas del centro de París y los accesos del Stade de France en el municipio limítrofe de Saint-Denis.

El Gobierno francés ha desplegado a unos 50.000 policías y gendarmes para reforzar la seguridad de cara a la primera vuelta de las elecciones presidenciales, prevista para este domingo.