La Rioja

El Gobierno turco responde ante las críticas del referéndum constitucional

El primer ministro turco, Binali Yildirim.
El primer ministro turco, Binali Yildirim. / Reuters
  • El primer ministro niega sea un derecho constitucional llamar a los turcos a que protesten en las calles

El primer ministro turco, Binali Yildirim, ha asegurado este miércoles que las apelaciones contra los resultados del referéndum sobre la reforma constitucional celebrado el 16 de abril, en el que el 'sí' se impuso por un estrecho margen, son un derecho, pero niega que lo sea llamar a los turcos a que protesten en las calles.

"El rechazo es una herramienta legítima, pero debe quedarse dentro de los límites legales. Pedir a la gente que salga a la calle es un error. Es desafortunado que el dirigente del partido de la oposición haya dicho que no vaya a reconocer los resultados. En lugar de esto debería prepararse para las elecciones de 2019", ha dicho Yildirim.

Tanto el Partido Popular Republicano (CHP), la principal formación opositora turca, como el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) han reclamado la anulación de la consulta sobre la modificación de la Carta Magna.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, ha señalado que el informe crítico de los observadores europeos sobre el referéndum contiene varios errores que considera intencionados.

"El informe de la OSCE no tiene ninguna fiabilidad, ya que sus observaciones no son objetivas y son extremadamente parciales", ha señalado Cavusoglu en una conferencia de prensa en Ankara.

El jefe de la delegación de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Cezar Florin Preda, aseguró este lunes que el referéndum sobre la reforma constitucional en Turquía "no cumplió los estándares" del Consejo de Europa y que el "marco legal" con el que se desarrolló la consulta no era el adecuado para "un proceso genuinamente democrático".

38 detenidos por protestar contra el referéndum

La policía turca ha detenido en Estambul a 38 activistas de la izquierda turca, y a otros 10 en la ciudad meridional de Gaziantep, por coordinar protestas contra el referéndum constitucional del domingo pasado, cuyos resultados consideraban manipulados.

Los agentes registraron las casas de numerosos activistas en Estambul durante la madrugada de hoy y se llevaron detenidas a 38 personas, informa el diario turco "BirGün".

Entre los arrestados está Mesut Geçgel, dirigente regional del pequeño Partido Libertad y Solidaridad (ÖDP), sin representación parlamentaria, al que la policía acusa de "agitación del pueblo" por afirmar que el resultado del "sí" en el referéndum no es legítimo.

El plebiscito, que propone abolir la figura del primer ministro y traspasar todo el poder ejecutivo al presidente, actualmente Recep Tayyip Erdogan, ganó el domingo con un 51,4 % de los votos, frente al 48,6 % del "no", pero la oposición ha impugnado el resultado por considerar que hubo fraude.

El Partido Republicano del Pueblo (CHP), el segundo en escaños en el Parlamento, solicitó ayer a la Junta Suprema Electoral (YSK) la anulación y repetición de la votación, destacando numerosas irregularidades.

La más importante es la presencia de unos 2,5 millones de votos en los que la papeleta o el sobre carecen del sello preceptivo de la mesa electoral, algo contrario a la ley, pero que han sido aceptados como válidos por la YSK.

También el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), tercero en escaños y representante de la izquierda prokurda, ha solicitado hoy la anulación del referéndum a la YSK.

Desde la misma noche electoral se han sucedido protestas ciudadanas en varias ciudades turcas, como Estambul, Ankara, Esmirna, Eskisehir y Antalya, donde fueron detenidas 20 personas.

Hoy mismo, la policía detuvo a diez personas en la ciudad de Gaziantep, al dispersar una marcha que protestaba contra la decisión de la YSK de admitir los votos no sellados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate