La Rioja

El Papa pide perdón a Ruanda

  • Francisco reconoce ante el presidente del país africano, Jean Paul Kagame, la implicación de religiosos católicos en el genocidio

Francisco pidió ayer perdón al presidente ruandés, Jean Paul Kagame, por la implicación de representantes de la Iglesia en el genocidio que sufrió el país africano, mayoritariamente católico, en 1994. Las relaciones entre el Vaticano y Ruanda han sido tensas por la participación de sacerdotes y monjas en las matanzas de 800.000 tutsis y hutus moderados.

La manifestación del Papa tuvo lugar ayer en el transcurso de una audiencia en Roma con el político, un encuentro trascendente porque puede suponer una situación más favorable para las instituciones religiosas en la república de los Grandes Lagos.

El año pasado, el Consejo Episcopal local también pidió formalmente disculpas por esta participación pero la declaración fue duramente criticada por el dirigente africano, que llegó a afirmar su descontento por la discriminación ejercida por el Vaticano al denunciar los abusos sexuales cometidos por los cristianos en todo el mundo, pero no por la actitud cómplice con los asesinos ruandeses. Las autoridades religiosas adujeron que esa postura fue asumida por individuos, no por la institución.

Muchos de los cómplices católicos han sido juzgados y condenados a penas de prisión, pero otros se exiliaron en Europa. Las poblaciones tutsis buscaron el refugio de los templos y entidades afines cuando eran perseguidas por las milicias 'interahamwe' y, a menudo, resultaron traicionadas por sus presuntos protectores.