La Rioja

Trump se ensaña con el gasto social

Trump y el presidente de la Cámara, Paul Ryan, acuden a la fiesta irlandesa en el Capitolio. :: A. W. / AFP
Trump y el presidente de la Cámara, Paul Ryan, acuden a la fiesta irlandesa en el Capitolio. :: A. W. / AFP
  • La Casa Blanca envía al Congreso unos presupuestos con más gasto militar y severos recortes en Trabajo y Medio Ambiente

La Casa Blanca de Donald Trump envió ayer al Congreso sus primeros presupuestos. Y no fue un trámite más, sino el primer paso para la «deconstrucción del Estado» que se ha propuesto Steve Bannon, su mano derecha.

En esas 60 páginas se resume toda la filosofía nacionalista y militarista que va a dar un giro a la posición de EE UU en el mundo, no sólo en la diplomacia sino en el avance de las ciencias, las artes y tantas cosas más en las que ha liderado durante décadas. De hecho, se trata de los presupuestos más draconianos desde la II Guerra Mundial, cuando EE UU dobló su presupuesto de Defensa. Doce de las quince carteras ministeriales encajan fuertes recortes en unos presupuestos de 1,15 billones de dólares el 1,2% menos que el año pasado.

Los números abruman, pero el espíritu que traen es claro y transparente. EE UU ya destina al renglón militar once veces más que Rusia. Para compensar el 10% de aumento a un presupuesto de 550.000 millones de dólares -más que el conjunto de los siguientes nueve países juntos que más gastan en defensa- es necesario meter la tijera a todo lo que no le importa a su Gobierno: diplomacia, educación, medio ambiente, ayuda exterior, televisión pública, cultura, humanidades, vivienda, transporte público, agricultura y energía, entre otros. Al menos 19 agencias de gobierno desaparecerían.

El Departamento de Estado verá reducido su presupuesto un 28%. Su titular, Rex Tillerson, al que no se le ha permitido ni elegir a sus colaboradores, no podrá decidir cómo reparte ese presupuesto. Así, los 3,1 millones de ayuda militar a Israel quedarán intactos, pero la contribución de 2,2 millones a la ONU para financiar las operaciones de los cascos azules se verá reducida en un 8,5%.

El rearme de EE UU favorece también al Departamento de Seguridad Doméstica, que recibirá un aumento del 6%. De ahí saldrán los 4.100 millones para empezar a construir el muro fronterizo con México, aunque el coste total se estima en la friolera de 22.000 millones de dólares.

Si bien la Casa Blanca presume de que estos presupuestos suponen «una histórica contracción de la fuerza laboral del Gobierno federal», su presupuesto contempla contratar 1.000 funcionarios de inmigración más y 500 patrulleros fronterizos, mientras prevé despedir a 3.200 funcionarios de la Agencia de Protección Medioambiental. Esta agencia que fuerza a las corporaciones a medir la contaminación sufre un recorte del 31%. Le siguen Trabajo, con un 21%, donde desaparecerán las subvenciones para evitar accidentes laborales o entrenar a discapacitados, y Sanidad, con un 18%, que borra de un plumazo el programa de asistencia alimentaria para ancianos y el Instituto Nacional de Salud.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate