La Rioja

París sigue la pista de anarquistas griegos en el atentado al FMI

  • Una secretaria del organismo resultó herida por un paquete-bomba similar al recibido el jueves en el Ministerio de Finanzas de Alemania

Una empleada del Fondo Monetario Internacional (FMI) resultó herida leve ayer en París por la explosión de un paquete-bomba en la sede europea del citado organismo, dirigido por la exministra francesa Christine Lagarde. El sobre llevaba sellos de Grecia, como el envío similar recibido la víspera por el Gobierno alemán en Berlín y reivindicado por anarquistas helenos. El ataque de París fue calificado de atentado por el presidente francés, François Hollande, quien consideró justificado mantener hasta el 15 de julio el estado de emergencia por amenaza terrorista en vigor desde las matanzas yihadistas del 13 de noviembre de 2015.

La deflagración se produjo hacia las once y media de la mañana cuando una secretaria de dirección abrió el envío postal que iba dirigido al jefe de la oficina europea del FMI, Jeffrey Franks. En el sobre figuraba la dirección de las oficinas en el número 66 de la avenida de Iéna, donde también se localiza la delegación del Banco Mundial. El edificio se encuentra a unos cientos de metros del Arco de Triunfo y a un par de estaciones de metro de la torre Eiffel, en una de las zonas más turísticas de París.

La mujer resultó alcanzada en cara y manos por las esquirlas de un artefacto pirotécnico de confección artesanal, según las constataciones preliminares de la investigación. También sufrió quemaduras y lesiones en los tímpanos por el fogonazo y el estampido de la explosión. El prefecto de Policía de París, Michel Cadot, indicó que ningún órgano vital había sido afectado y que la vida de la víctima no corría peligro. También apuntó que los daños fueron limitados en el despacho donde tuvieron lugar los hechos en presencia de tres personas.

La sección antiterrorista de la Fiscalía de París abrió diligencias por tentativa de asesinato, tentativa de destrucción con explosivos y asociación criminal de malhechores con fines terroristas. Las pesquisas fueron encomendadas a la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI, servicios de información) y a la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Policía Judicial.

Como el de Berlín

El prefecto Cadot declaró que en los últimos días se habían recibido llamadas telefónicas en la sede atacada «pero que no parecen estar vinculadas forzosamente con este caso». Fuentes de la investigación señalaron que se han identificado restos de sellos griegos franqueados entre los residuos del paquete destruido por la explosión.

El hallazgo avala la pista de un posible vínculo con el paquete que contenía una mezcla explosiva descubierto la víspera en la sede del Ministerio de Finanzas alemán en Berlín. Dirigido al ministro Wolfgang Schäuble, había sido expedido desde Grecia con el falso remite de un diputado de derechas. El grupo anarquista griego Conspiración de Células de Fuego se atribuyó ayer la autoría del envío en el marco de una campaña bautizada 'Némesis' (justicia en griego) contra «el sistema de poder».

«Debemos buscar todas las causas y encontrar a los culpables. Lo haremos con obstinación, perseverancia y hasta el final», prometió Hollande, quien valoró que «seguimos en el punto de mira». «En este caso es el FMI, pero está en Francia, es Francia. Estamos directamente concernidos», añadió. Desde Fráncfort Christine Lagarde condenó «este cobarde acto de violencia».