La Rioja

EEUU lleva a los tribunales a dos espías rusos por el ciberataque a Yahoo en 2014

Se busca. Mary McCord muestra el cartel que anuncia la búsqueda de Alexsay Belan, por quien se ofrecen 100.000 dólares. :: alex wong / afp
Se busca. Mary McCord muestra el cartel que anuncia la búsqueda de Alexsay Belan, por quien se ofrecen 100.000 dólares. :: alex wong / afp
  • Los dos miembros del servicio secreto están acusados de contratar a los dos piratas para que llevasen a cabo 'hackeo'

Por primera vez Estados Unidos perseguirá criminalmente a dos piratas informáticos contratados por los servicios secretos rusos, así como a los dos miembros de estos servicios que los reclutaron para robar información en los servidores de Yahoo y Google hace tres años. Para cuando el Departamento de Justicia hizo pública la noticia ayer, uno de los implicados ya conocía su suerte. Se trataba de Karim Baratov, un joven de 22 años nacido en Kazajistán pero nacionalizado canadiense a quien su «tan bien» que continuamente colgaba fotos en Facebook con el último modelo de deportivo de lujo a la puerta de su casa: un descapotable Aston Martin, un Lamborghini azul, un Porshe negro, un Mercedes S-500...

Baratov fue detenido a petición de EE UU en su casa de Toronto la víspera de que el Departamento de Justicia presentara cargos contra él por el ataque cibernético a 500 millones de cuentas de Yahoo que en 2014 se consideró el mayor de la historia. Su compinche, Alexsey Belan, un joven letón de 29 años, en paradero desconocido, ya había sido detenido antes en Grecia, pero fue extraditado a Rusia, donde «en lugar de detenerle le contrataron para utilizar sus servicios», explicó la asistente del fiscal general estadounidense, Mary McCord. Baratov no tendrá esa suerte con EE UU, donde se le quiere utilizar para escarnio público.

«Mensaje poderoso»

«Con esto enviamos un poderoso mensaje de que no toleraremos que ningún individuo, Estado o combinación de ambos comprometa la privacidad de nuestros ciudadanos, los intereses económicos de nuestras empresas o la seguridad de nuestra nación», anunció McCord con aire de dura.

Al final, Karim y Alexsey son sólo dos delincuentes comunes, este último en la lista de los más buscados del FBI, que ofrece 100.000 dólares por su paradero. La gran novedad de las acciones emprendidas por el Departamento de Justicia estadounidense son los cargos criminales contra los dos miembros de la división cibernética de los Servicios de Seguridad Federal (FSB) de Rusia que los contrataron, Dmitri Dokuchaev, conocido en el ciberespacio como Forb, y su jefe Igor Sushchin. En el pasado EE UU procedió judicialmente contra dos piratas informáticos funcionarios chinos, pero esta es la primera vez que llega tan alto con el Gobierno ruso.

Paradójicamente Dokuchaev está detenido en Moscú desde diciembre pasado, acusado de espiar para EE UU y de cometer fraude con tarjetas de crédito, una tentación común entre los piratas informáticos. Según EE UU, el funcionario de la inteligencia rusa iba tras la información personal de determinados periodistas, opositores rusos y otros personajes de su interés, pero permitía a los dos 'hackers' que en el proceso de abordaje se quedaran con los números de las tarjetas de crédito y las tarjetas regalo que encontraran para llenarse los bolsillos.

Yahoo no informó a los usuarios hasta septiembre pasado, por lo que se enfrenta a una demanda colectiva, pero el FBI llevaba dos años investigando el caso, con la ayuda del MI-5 británico. En ese tiempo, unos 30 millones de tarjetas de crédito habrían caído en manos de los jóvenes piratas, que utilizaron un variado abanico de argucias informáticas, desde engañar a los usuarios mediante falsos correos del tipo 'phishing' hasta introducir virus maliciosos en los propios servidores de Yahoo. Muchas de estas cuentas tenían como dirección secundaria una de gmail, lo que les permitió llegar hasta Google.

La asistente del fiscal general ha querido desligar esta investigación de la que lleva a cabo el FBI sobre las injerencias rusas en la campaña electoral, de la que dice no ha encontrado ninguna referencia en su investigación. Los rusos, dijo, no han hecho nada distinto a lo que hacen otros gobiernos como China o Irán cada vez más a menudo, pero después de esto Washington espera que se lo piensen dos veces.