La Rioja

Mattis llegó, amenazó y convenció

Mattis saluda al viceministro saudí de Defensa en presencia de Jens Stoltenberg. :: virginia mayo/ reuters
Mattis saluda al viceministro saudí de Defensa en presencia de Jens Stoltenberg. :: virginia mayo/ reuters
  • El jefe del Pentágono se marcha «optimista» por la promesa de más gasto arrancada a los aliados de la OTAN mientras critica con dureza a Rusia

Bruselas. Llegó, amenazó y convenció. Mensaje recibido. EE UU levantó la voz y Europa asintió sin aspavientos. «Soy optimista. A veces uno dice las cosas que no quiere que ocurran para evitar que ocurran». El nuevo jefe del Pentágono, James Mattis, abandonó los cuarteles generales de la OTAN en Bruselas con la satisfacción del trabajo bien hecho. Trajo un mensaje contundente del presidente Trump y, a su juicio, todos los entendieron perfectamente. Gasten más o Washington «moderará sus responsabilidades con la Alianza». «Los estadounidenses no pueden preocuparse de la seguridad futura de sus hijos más que ustedes», zanjó. El ultimátum, a puerta cerrada, trasladó a la organización que Trump no va de farol.

A cambio de la 'lealtad' de sus socios, el secretario de Defensa norteamericano lanzó dos proclamas para contentarlos: el primero, que el compromiso de la nueva Administración estadounidense con la OTAN es «muy fuerte». Y el segundo, que nada de coquetear con la Rusia de Vladímir Putin o, al menos, no en público y con efusividad.

Durante su primera gran conferencia de prensa ante los medios internacionales acreditados en la Alianza, Mattis se dijo «optimista» por el compromiso del resto de países de alcanzar el 2% del PIB en Defensa, como se fijó en la cumbre de Gales de 2014. Ahora, sólo 5 de los 28 están en ese nivel: EE UU, Reino Unido, Estonia, Polonia y Grecia. El tercero por la cola es España, con el 0,91%. «El compromiso de Estados Unidos con el artículo 5 y nuestra defensa mutua es sólido. El vínculo trasatlántico, construido sobre los valores comunes, permanece muy fuerte», zanjó de forma solemne.

El único momento en el que el jefe del Pentágono estuvo en apuros fue ante los medios, que por ejemplo le animaron a concretar sus amenazas de rebajar sus responsabilidades en la OTAN. Se limitó a señalar que hay que «ser muy honesto entre amigos» y recordó que «es una carga que todos tenemos que soportar de forma equitativa».

Contribución española

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tuvo que 'lidiar' con las polémicas advertencias que Mattis lanzó el miércoles por la tarde pero, como acostumbra, eludió profundizar porque no quería hablar de futuribles. «Es un petición justa», recalcó y confesó que si no se llega a ese 2% del PIB «tendríamos un desafío».

Sobre el gasto militar habló también la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que representa al tercer país que menos destina a estos fines. «No sé si las formas que empleó James Mattis eran más o menos esperadas, pero lo que sí esperaba todo el mundo fue el mensaje que lanzó», señaló. Respecto a la contribución presupuestaria española, reiteró su compromiso de llegar a ese 2% aunque matizó que la clave «no es mirar sólo a lo cuantitativo sino a lo cualitativo». Y aquí, subrayó, España es uno de los países que más se implica en la OTAN y sus misiones.

Respecto a Rusia, sorprendió el durísimo tono empleado por el secretario de Defensa estadounidense, en claro contraste con el que exhibe Trump. «Hay pocas dudas de que (Moscú) ha interferido o buscado interferir en un número de elecciones en democracias», recalcó. ¿También en EE UU? No contestó.

Interpelado sobre la posibilidad de que la OTAN intensifique los contactos militares con Putin, negó la mayor. «Nos implicaremos políticamente. No estamos en una posición ahora de colaborar a nivel militar, pero nuestros líderes políticos se implicarán para intentar encontrar un terreno común o una vía adelante», deslizó. Ahora no, pero en un futuro... En lo que sí se mostró contundente fue en el conflicto de Ucrania y el rol ruso. «Lo que tiene que hacer Rusia es respetar el Derecho Internacional como esperamos que hagan todos los países maduros en este planeta», espetó.