La Rioja

Espías norcoreanas asesinan al hermano exiliado del líder

La foto facilitada por la agencia oficial muestra al líder norcoreano, Kim Jong-un, aclamado por soldados en una base de misiles . :: afp
La foto facilitada por la agencia oficial muestra al líder norcoreano, Kim Jong-un, aclamado por soldados en una base de misiles . :: afp
  • Dos mujeres le atacaron con dardos envenenados o un líquido tóxico en el aeropuerto de la capital de Malasia, Kuala Lumpur

Que la realidad supera a la ficción es un axioma especialmente cierto en Corea del Norte, un régimen tan dictatorial como opaco. Teniendo en cuenta que las fuentes casi siempre están relacionadas con la hermana y archienemiga Corea del Sur, es lógico dudar de la veracidad de las informaciones sobre el Norte. Pero la increíble historia de espías desvelada ayer se desarrolla en un tercer país: Malasia.

Concretamente, en su principal aeropuerto, el de Kuala Lumpur. Allí es donde, según diferentes medios surcoreanos que mencionan siempre a fuentes anónimas, el lunes dos mujeres asesinaron con dardos envenenados nada menos que a Kim Jong-nam, hermano del presidente norcoreano, Kim Jong-un. Y, en este caso, las declaraciones de las autoridades malasias dan credibilidad a la historia. Primero, funcionarios entre los que se encuentra el comisario Abdul Aziz Ali confirmaron que un hombre norcoreano que estaba en tránsito se mostró enfermo en el aeropuerto y fue trasladado a un hospital de la cercana Putrajaya en el que ya ingresó sin vida.

Luego, el centro sanitario aseguró que la víctima había nacido en 1970 y que viajaba como Kim Chol. Finalmente, el jefe del Departamento de Investigaciones Criminales del país asiático, Mohmad Salleh, ratificó que la víctima es Kim Jong-nam y reconoció que las dos presuntas espías norcoreanas escaparon en un taxi y están siendo buscadas. A la espera de que la autopsia aclare la causa de la muerte, Salleh dio algunos datos más: Kim había llegado a Malasia el pasado día 6 y estaba esperando la salida de su vuelo con destino a Macao, uno de los lugares en los que residía habitualmente. Según el investigador, citado por Channel News Asia, fue una sola mujer de aspecto coreano quien cubrió de repente la cabeza de Kim con una tela mojada en un líquido aún sin identificar. Nada de cerbatanas. La mujer luego se reunió con otra y huyeron juntas.

La oveja negra

Así, las piezas de esta descabellada historia encajan. Aunque pueda parecer una contradicción que dos agentes norcoreanas traten de asesinar al hermano de su Brillante Camarada, lo cierto es que a Kim Jong-un, líder del país desde 2012, no le faltan razones para querer deshacerse de la oveja negra de la familia. El primogénito del anterior dictador, Kim Jong-il, fruto de la relación extramatrimonial que este mantuvo con la actriz Song Hye-rim, pudo ser su heredero, pero ha renegado siempre de su linaje y ha hecho todo lo posible para poner en aprietos al régimen. De hecho, cayó en desgracia en 2001 cuando Japón lo deportó por haber tratado de acceder al país con un pasaporte falso. Quería visitar uno de los símbolos capitalistas por antonomasia, Disneylandia.

Lo consiguió años más tarde y, desde entonces, no dejó de ser un incordio para la dinastía comunista que fundó su abuelo. De hecho, ya en el exilio, en 2012 llegó a pronosticar que el régimen no duraría mucho y, en cartas que envió a un periodista japonés, criticó duramente a su familia -curiosamente, nunca ha visto en persona a su hermano- y el sistema político que ha impuesto.

Eso provocó que Pyongyang dejase de enviarle dinero y que su existencia de lujo y de desenfreno se tambalease. Pero tuvo suerte: de nuevo según los servicios de inteligencia surcoreanos, el hombre que Kim Jong-un envió para matarle no logró su objetivo.

Segunda 'ejecución'

Ayer su suerte cambió. Si se confirma el asesinato, el de Kim Jong-nam será la segunda 'ejecución' que el actual caudillo ordena entre miembros de su familia desde que tomó el timón de Corea del Norte a la muerte de su padre, en 2011. Dos años después, su tío Jang Song-thaek, mano derecha de Kim Jong-il y amigo de Kim Jong-nam, fue condenado a muerte por corrupción y por llevar una vida de vicio y decadencia. Así que ahora la resistencia familiar recae en el hijo de Jong-nam, Kim Han-sol, que ya tachó a su tío de dictador.

Cheong Seong-jang, investigador del Sejong Institute de Seúl, apuntó que Kim Jong-nam, que vivía desde hace años desterrado, difícilmente podía ya ser un rival ni una amenaza para su poderoso hermano. Tan solo cabe especular -como frecuentemente se hace en Corea del Sur- con un intento de Kim Jong-un de demostrar firmeza y control ante una supuesta conspiración para destronarle.