La Rioja

«Convierten en criminal a todo el que esté aquí sin papeles»

En los Grammy los raperos tiran a patadas los muros, pero en las paradas de autobús, a las 5.30 de la madrugada, los inmigrantes están solos. Hasta una de esas marquesinas de Staten Island, a muchos grados bajo cero, en la que solo se encontraría gente muy necesitada de ganarse la peonada, llegaron la semana pasada los agentes de inmigración. Le enseñaron al hispano de la mochila un puñado de fotos de individuos a los que buscaban y cuando este dijo no conocer a ninguno, miraron alrededor, no vieron a nadie más a quien interrogar y le arrestaron a él. Para entonces ya habían concluido que era uno de esos «peligrosos criminales» que el presidente ha prometido expulsar del país: «¡Pandilleros, traficantes y otros serán eliminados!», tuiteó.

«Están haciendo un gran trabajo convirtiendo en criminal a todo el que esté aquí sin papeles», admitió con amargo sarcasmo el organizador comunitario Mario Garcia Sierra, que ayer participaba en una de las muchas manifestaciones convocadas por todo el país para protestar contra la medida.

Los seis o cuarenta detenidos de Staten Island, nadie lo sabe con certeza, forman parte de los al menos 680 inmigrantes capturados en las redadas que la semana pasada barrieron al menos once Estados. La cacería de Donald Trump ha comenzado.

Michelle Lujan, congresista de Nuevo México, bramaba de indignación ante la información incompleta y contradictoria que le han proporcionado las autoridades del departamento de Immigration, Customs and Enforcement (ICE), a las que ha exigido una lista completa con nombres y apellidos de todos los detenidos, así como el crimen del que se les acusa. ICE dice que son batidas «rutinarias», pero el presidente ha presumido por Twitter de que son el cumplimiento de su promesa electoral.

Los grupos hispanos piden un boicot y una huelga general de inmigrantes que deje visible la labor que hacen. Los que ya la conocen, como el presidente de la Asamblea de California Kevin de León, introducen medidas legislativas para protegerlos a nivel estatal. «Si el crimen del que se les acusa es haber trabajado con papeles falsos, la mitad de mi familia sería candidata a ser deportada», admitió.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate