La Rioja

Corea del Norte lanza al aire su primer desafío al nuevo poder de EE UU

El lanzamiento del mísil y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en la televisión surcoreana. :: KIM HEE-CHUL / efe
El lanzamiento del mísil y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en la televisión surcoreana. :: KIM HEE-CHUL / efe
  • Pyongyang prueba un misil balístico de corto alcance en un aparente intento de medir la respuesta de Washington

Corea del Norte realizó ayer un nuevo ensayo de un misil de medio alcance que cayó en el mar de Japón y que supone la primera provocación militar del régimen de Kim Jong-un al recién estrenado presidente de Estados Unidos, Donald Trump. De hecho es el primer misilbalístico que lanza desde el pasado octubre. Las autoridades surcoreanas y el Pentágono no tardaron en descartar que el proyectil, que recorrió unos 500 kilómetros y fue lanzado desde una base de aérea al noroeste del país, fuera un misil balístico intercontinental (ICBM).

A falta de confirmación, Seúl y Washington creen que podría tratarse de un misil Rodong o una versión modificada de este, por lo que se trataría de una provocación de media intensidad para medir la respuesta de la administración Trump. Los misiles Rodong tienen un alcance de hasta 1.500 kilómetros y podrían llegar a Japón y Corea del Sur, mientras que los Musudan y los ICBM, con capacidad para llegar a más de 5.000 kilómetros, podrían alcanzar territorio estadounidenses en el Pacífico, como las bases en la isla de Guam.

Los expertos han destacado la cautela con que el régimen norcoreano acogió la llegada al poder de Trump, un presidente que de momento no ha desvelado claramente su política hacía Corea del Norte. Tampoco se descarta que desde Pyongyang se haya optado por la calma para no interferir en la profunda crisis política en Corea del Sur, donde la presidenta conservadora, Park Geun-hye, ha sido destituida por un escándalo de corrupción.

El ensayo de ayer coincidió con la visita del primer ministro nipón, Shinzo Abe, a Estados Unidos, que compareció junto al presidente estadounidense al poco tiempo de conocerse la noticia.

Ambos líderes, que pasaron la jornada del sábado jugando al golf en un hotel de Florida propiedad del magnate, exigieron a Pyongyang que acabe con sus provocaciones. El primer ministro japonés, que llevó la voz cantante de la comparecencia, calificó el ensayo de «intolerable» y pidió al régimen de Kim Jong-un que cumpla las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que le prohíben el desarrollo nuclear militar.

Mientras, Trump se limitó a asegurar de manera escueta que Estados Unidos está al «cien por cien con nuestro aliado» japonés. Ninguno de los dos mandatarios adelantaron si buscaran nuevas sanciones internacionales o unilaterales contra Pyongyang.

Amenaza dudosa

Según informó el Gobierno nipón, el misil cayó fuera de la zona económica exclusiva de Japón, a unos 350 kilómetros de la costa de Corea del Norte y no ha causado daños, aunque Tokio ha decidido protestar formalmente ante las autoridades norcoreanas por el lanzamiento. La última vez que el régimen norcoreano realizó un ensayo de este tipo fue el pasado 20 de octubre, cuando lanzó de manera fallida lo que se cree que fue un misil Musudan de medio alcance, horas antes del tercer debate entre los entonces candidatos a la Casa Blanca, Trump y Hillary Clinton.

La reciente etapa de tranquilidad en la península de Corea solo se ha visto alterada por el mensaje de Año Nuevo del líder norcoreano, Kim Jong-un, que afirmó que los misiles experimentales de alcance intercontinental norcoreanos estaban en la «fase final» de su desarrollo. Los medios estatales han insistido desde entonces en esta amenaza aunque los expertos dudan de que Pyongyang tenga de momento capacidad real de lanzar estos misiles.