La Rioja

El caso del futbolista Zozulya

De la formidable operación de propaganda del Kremlin participan activamente los medios de comunicación oficiales rusos, con un caudal de propaganda sin precedentes, muy superior al de la época soviética; mintiendo, tergiversando y manipulando con gran inmediatez y velocidad gracias a la enorme difusión que ofrecen las plataformas digitales.

Uno de los mitos creados, por ejemplo, es que los actuales dirigentes ucranianos y las tropas que combaten en el este a los separatistas prorrusos son «nazis», pese a que la presencia de la ultraderecha en las instituciones es muy minoritaria, menos aún que en algunos países de la UE, y la democracia ucraniana, pese a no ser perfecta, funciona mucho mejor que la rusa.

Víctima de esta colosal mentira ha sido el futbolista ucraniano, Román Zozulya, que no ha podido quedarse en el Rayo Vallecano porque su afición lo rechaza por inventados vínculos con organizaciones neonazis. El ministro de Exteriores de Ucrania, Pável Klimkin, ha calificado lo sucedido con Zozulya de «provocación intencionada de Rusia, que ha conseguido manipular a los hinchas».