La Rioja

Trump reaviva los gritos contra Estados Unidos en las calles de Irán

Una mujer iraní muestra un cartel contra Donald Trump, durante la conmemoración del 38 aniversario de la Revolución Islámica. :: efe
Una mujer iraní muestra un cartel contra Donald Trump, durante la conmemoración del 38 aniversario de la Revolución Islámica. :: efe
  • El régimen de los ayatolás convierte el aniversario de la revolución en un masivo mensaje de advertencia a la Casa Blanca

El Líder Supremo, Alí Jamenei, pidió a comienzos de semana a los iraníes que alzaran su voz contra Donald Trump y el 38º aniversario de la revolución islámica se convirtió ayer en una protesta masiva contra el nuevo presidente de Estados Unidos. Teherán se vistió con los colores de la bandera nacional, verde, blanco y rojo, para acoger una marcha en la que cientos de miles de personas recorrieron las kilométricas avenidas de la capital hasta llegar a la plaza Azadi (Libertad).

Allí, ante el monumento más emblemático de la ciudad, Hasán Rohani pronunció un discurso en el que advirtió a Trump de que «hay que hablar con respeto al pueblo iraní. El pueblo iraní hará arrepentirse a quienquiera que use lenguaje amenazante».

Un mensaje enmarcado en la creciente tensión entre Washington y Teherán tras la llegada del magnate al sillón de la Casa Blanca. La masa respondió con los tradicionales gritos de «¡Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel!», que se escuchan en cada aniversario revolucionario, aunque esta vez sonaron con más brío que en los últimos años debido a las recientes sanciones y a las amenazas de Trump, quien tras la prueba iraní de un misil balístico dijo que la república islámica estaba «jugando con fuego».

Calma desde hace dos años

El pacto nuclear firmado en 2015 había logrado calmar la tensión que presidía las relaciones entre Irán y EE UU desde 1979, fecha en la que la revolución islámica puso final al reinado del Sha, Mohamed Reza Pahlevi, aliado de Washington en la región. Pero la era Barack Obama es pasado y con el nuevo ocupante de la Casa Blanca, que comparte la agenda regional de Israel, se vuelve a tensar la cuerda y a la guerra dialéctica entre los dos países.

Esta tensión afecta directamente a Rohani ya que dentro de tres meses se celebran las elecciones presidenciales en el país y los sectores más radicales presionan a este clérigo etiquetado de moderado para que endurezca su política. «No buscamos tensión y convulsión en la región o en el mundo, pero resistiremos con fuerza ante cualquier amenaza», señaló en su discurso Rohani, que calificó de «novatos» a Trump y su equipo en la nueva administración.

Además del presidente de EE UU, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y la primera ministra británica, Theresa May, fueron los protagonistas de los carteles que portaban los manifestantes y que señalaron a este trío como la gran amenaza para los intereses de su país. En la marcha de Teherán -la más multitudinaria, pero no la única porque también hubo manifestaciones en el resto de capitales de provincia- se pudo ver entre la gente a personalidades como el presidente o el ministro de Exteriores, Javad Zarif, o al general Qassem Soleimani, el jefe de las operaciones exteriores de los Guardianes de la Revolución, el todopoderosos ejército de élite iraní que se encarga de las operaciones de paramilitares en Siria e Irak.

«La presencia de la población es un mensaje a Trump: si comete un error, el pueblo hará que lo lamente», declaró a la agencia AFP el diputado Mostapha Kavakebian, otro de los políticos iraníes que se confundieron con el pueblo para conmemorar este aniversario revolucionario marcado por el efecto Trump.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate