La Rioja

El mandatario abraza ahora la política de 'una sola China'

El presidente de EE UU, Donald Trump, comunicó que la conversación mantenida la noche del jueves con su homólogo chino, Xi Jinping, le hace pensar que ambos se llevarán «muy bien» y opinó que eso beneficiará «a China, a Japón y a todo el mundo en la región». «Tuve una muy, muy buena conversación con el presidente de China. Fue cordial, creo que estamos en el proceso de llevarnos muy bien», dijo Trump.

El mandatario explicó que su conversación con Xi fue «muy larga» y ambos abordaron «muchos temas» en los que sus equipos siguen «trabajando ahora mismo». El presidente se comprometió ayer jueves a respetar la política de 'una sola China', que regido las relaciones bilaterales desde 1972, algo que había puesto en duda antes de llegar al poder. La controversia acerca de esta estrategia empezó cuando Trump habló con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, tras ganar las elecciones en lo que supuso el contacto de más alto nivel entre Taipei y Washington en casi 40 años.

Más tarde aseguró que no permitiría que el gigante asiático le «dicte» lo que debe hacer. Durante su campaña y también ya como presidente, Trump ha culpado a China (además de a México) del déficit comercial de EE UU y de la pérdida de puestos de trabajo debido a las deslocalizaciones, una tendencia que ha prometido invertir con mano dura frente a Pekín.