La Rioja

La aviación rusa mata por error a tres militares turcos

Ataque aéreo ruso en Siria.
Ataque aéreo ruso en Siria. / Efe
  • El Ejército turco ha confirmado que el presidente ruso, Vladimir Putin, ya se ha disculpado ante su homólogo, Recep Tayyip Erdogan

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas reconoció hoy que su aviones mataron durante una incursión en el norte de Siria a tres militares turcos e hirieron a otros once. La cúpula militar rusa sostiene que el ataque contra posiciones turcas "no fue intencionado" y achaca el error a "fallos de coordinación" con las unidades enviadas por Ankara a la región siria de Al Bab para combatir al Estado Islámico.

La aviación rusa también se supone que estaba atacando objetivos de la organización yihadista en la misma zona, pero disparó por error contra un edificio habitado por fuerzas turcas que participan en la operación "Escudo del Éufrates". El Estado Mayor ruso ha expresado sus condolencias por lo sucedido como también el presidente Vladímir Putin, que llamó por teléfono a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para darle el pésame.

Según la nota de prensa difundida por el Kremlin, Putin le explicó a Erdogan que el fallo se produjo "como resultado de la falta de coordinación de las Fuerzas Aéreas Rusas a la hora de determinar las coordenadas en un ataque dirigido contra los terroristas". La Presidencia rusa afirma que la operación se estaba llevando a cabo "conjuntamente" para liberar Al Bab, en su mayor parte en manos del Califato.

Moscú, en ninguno de cuyos comunicados aparece la palabra "perdón", ha anunciado el inicio de una investigación y se dispone, junto con Turquía, a "reforzar el mecanismo de coordinación de las acciones que se emprenda conjuntamente en la lucha contra el terrorismo en Siria". Ambos países acordaron el pasado mes de enero llevar a cabo batidas conjuntas contra el Estado Islámico en Al Bab.

El derribo de un cazabombardero ruso Su-24, en noviembre de 2015, por parte de aviones de combate turcos en la frontera con Siria provocó la mayor crisis habida en los últimos tiempos entre Moscú y Ankara. Uno de los dos pilotos rusos murió por disparos efectuados desde tierra por insurgentes turcomanos cuando descendía en paracaídas. Rusia impuso entonces duras sanciones económicas a Turquía, cancelando vuelos, boicoteando el turismo, anulando importantes contratos y cerrando su mercado a una larga lista de productos.

Putin exigía a Erdogan que pidiese perdón y lo terminó haciendo ocho meses después. En agosto del año pasado, los dos presidentes sellaron la paz en San Petersburgo y las relaciones empezaron a normalizarse.

Otro grave incidente que puso a prueba la nueva alianza entre Moscú y Ankara fue el asesinato en diciembre del embajador ruso en Turquía, Andréi Kárlov. Con todo, Putin ha logrado vincular a Erdogan a su eje con Teherán en apoyo del régimen de Damasco, pese a las divergencias en relación con la controvertida figura de Bashar al Assad. Moscú, Ankara y Teherán han propiciado una tregua en Siria vigente desde el 30 de diciembre y promueven las conversaciones en Astaná (Kazajstán) entre Damasco y la oposición armada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate