La Rioja

Los refugiados sonrojan a Europa

La Policía griega intenta disolver una manifestación de refugiados en las afueras de Atenas. :: LOUISA GOULIAMAKI / afp
La Policía griega intenta disolver una manifestación de refugiados en las afueras de Atenas. :: LOUISA GOULIAMAKI / afp
  • La Comisión amaga con sancionar a los países ya que solo se ha reubicado a 11.996 asilados de los casi 100.000 acordados

Bruselas. La Europa que se lleva las manos a la cabeza cuando Donald Trump decreta el cierre de sus fronteras para el acceso de inmigrantes procedentes de países de mayoría musulmana como Siria volvió ayer a mirar al espejo de las frías estadísticas, el mismo que lleva provocando el sonrojo comunitario desde hace muchos meses. Y no solo por no aceptar a demandantes de asilo que ya se encuentran en suelo europeo, también por la escasa o nula solidaridad que todos los países, sin excepción, están mostrando con Grecia, sobre todo, e Italia. Sí, dos de los 'nuestros', dos socios del club de clubes. La Comisión Europea pide más y más, pero el cortoplacismo nacional se ha impuesto en el Viejo Continente.

El ambicioso sistema de recolocación dentro de la UE no funciona, como evidencia el hecho de que solo se haya reubicado a 11.996 personas, un 12,2% de las 98.255 prometidas (en un principio, la cifra a repartir era de 160.000, aunque luego se redujo tras el acuerdo con Turquía). La meta del proceso para el que se dio dos años culmina en octubre de 2017 y el resultado final es predecible: fracaso.

Y si lo es, como al menos ya lo está siendo, es por la falta de voluntad política que lleva criticando la Comisión Europea durante todo este tiempo. Si no se hace es porque no se quiere, es sencillo. En la era del populismo priman cada vez más los intereses nacionales y los pequeños países del Este, por ejemplo, siempre se han opuesto a las cuotas obligatorias pactadas dentro del Consejo por mayoría cualificada, no por la siempre anhelada unanimidad. Son, ojo, cuotas legales de obligado cumplimiento que, sin embargo, nadie cumple. Eso sí, unos muchísimo menos que otros.

España, en sexta posición

Son sintomáticos los casos de Austria, Polonia y Hungría, cuyo casillero sobre el número de demandantes de asilo recibidos está marcado con sendas equis rojas, una para los procedentes de Grecia y la otra para los de Italia. Cero. Ninguno. Nada. España, por su parte, ocupa el sexto lugar con 744, el 8% del total de sus compromisos (9.233). Francia continúa a la cabeza, con 2.727 reubicaciones, seguida de Alemania, con 2.042. Eso sí, su cuota era mucho mayor, así que el porcentaje de cumplimiento es del 13% en el caso galo y del 7% en el germano. El país más cumplidor es Malta, con el 61% ya cumplimentado.

La Comisión liderada por Jean-Claude Juncker se ha peleado contra viento y marea para lograr una solución europea que llegó, sí, pero que no se cumple. Ayer, el vicepresidente primero, Frans Timmermans, volvió a advertir que la crisis migratoria «no se solucionará cerrando fronteras» y advirtió de que en marzo, cuando vuelvan a revisar las cifras, decidirán si abren procedimientos de infracción contra aquellos países que no estén cumpliendo con sus compromisos y por ende, con la ley. Sin embargo, se mostró «pragmático» y admitió que la vía política es el único y difícil camino que tienen por delante. «Es injusto dejar a Grecia e Italia solos. Sin la solidaridad entre Estados, esto no funcionará», clamó.

Además del programa de reubicaciones de demandantes de asilo que ya están en Grecia e Italia, también está el llamado programa de reasentamiento, que busca trasladar a Europa a personas que necesitan protección y que se encuentran en terceros países, como Turquía, Jordania o Líbano. Aquí, la situación nada tiene que ver con las reubicaciones ya que se ha reasentado a 13.968 personas de las 22.000 prometidas. De ellas, 289 en España.

Respecto al polémico acuerdo suscrito con Ankara hace casi un año para que Turquía asuma la gestión de los asilados sirios a cambio de financiación y promesas políticas, ya han llegado a Europa 3.098 dentro del programa llamado 1:1 y que está basado en la llegada de un sirio a la UE por cada uno que haya llegado a Grecia y sea trasladado de vuelta a Turquía. El pacto entró en vigor el 4 de abril de 2016 y tiene un límite de 72.000 personas e incluye las 54.000 plazas destinadas en un principio a recolocaciones que decidieron pasarse de un programa a otro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate